El "Muñeco" Gallardo, entre la alegría y el disgusto con los árbitros

 El "Muñeco" Gallardo, entre la alegría y el disgusto con los árbitros
Digiqole ad

 Preocupado y disconforme por el rendimiento del equipo que nunca funcionó como está acostumbrado a hacerlo. Y sumando mucha bronca con el arbitraje de Wilton Sampaio, quien cobró una gran cantidad de faltas a favor de Boca, de las cuales muchas dejaron dudas. «¡Todas las chiquitas!», le gritó el DT al cuarto árbitro ya durante el primer tiempo. Por eso, con el pitazo final llegó el gran desahogo del Muñeco, un festejo más que merecido para el entrenador que llevó a River a su tercera final de Copa Libertadores en los últimos cinco años.

El DT se metió en el campo de juego para abrazarse con los jugadores como uno más del plantel. Otra vez se fundió en un gran abrazo con Enzo Pérez, el alma del equipo, y también lo hizo con Borré, entre otros futbolistas. Pero en medio de la locura ante la explosión de la Bombonera que insultaba a Daniel Angelici, Gallardo también tuvo tiempo para encarar a los árbitros y descargarse.

Primero reconoció la labor de los líneas, a los que saludó amablemente, pero cuando llegó el momento de extenderle la mano al juez brasileño se descargó con Sampaio, recriminándole por lo que -a entender del Muñeco- fue una manera de inclinar la cancha. Sin embargo, eso no le alcanzó a Boca para igualar la diferencia que River había conseguido en el Monumental y así se abrochó el paso a una nueva final.

Digiqole ad

Artículos relacionados

Leave a Reply