La UE se da hasta el 30 de junio para nombrar sus futuros altos cargos

 La UE se da hasta el 30 de junio para nombrar sus futuros altos cargos
Digiqole ad

Los mandatarios de la Unión Europea (UE) se citaron de nuevo el 30 de junio en Bruselas para decidir quién presidirá la Comisión Europea el próximo lustro, tras fracasar en su intento de cerrar un acuerdo este jueves.

«El Consejo Europeo mantuvo una discusión completa sobre los nombramientos. (…) Ningún candidato obtuvo la mayoría», aseguró en la madrugada del viernes el jefe del Consejo Europeo, Donald Tusk, al anunciar una nueva cumbre para el 30 de junio.

La cumbre extraordinaria tendrá lugar al regreso de seis de los 28 mandatarios de una reunión del G20 en Japón y dos días antes de que la Eurocámara designe a su presidente, una elección que podría condicionar el resto de nombramientos.

Tusk explicó que los mandatarios acordaron la necesidad «de tener un paquete [de nombramientos] que refleje la diversidad de la UE», una referencia a los necesarios equilibrios políticos, pero también geográficos y de género.

Además del sucesor de Jean-Claude Juncker al frente de la Comisión, los dirigentes también deben escoger al futuro presidente del Consejo y de la diplomacia europea. Indirectamente, el Banco Central Europeo (BCE) también está en juego.

Pero la presidencia del ejecutivo comunitario es la joya de la corona y, para acceder a ella, el aspirante al cargo necesita el apoyo de 21 de los 28 mandatarios para su designación y de la mayoría de la Eurocámara para su confirmación.

«Constaté con cierto placer, diversión y, por qué no, felicidad que no es muy fácil reemplazarme», aseguró Juncker al término del primero de los dos días de cumbre, precisando que en la ciudad japonesa de Osaka continuarán con las discusiones.

De los mandatarios que viajarán a Japón, estarán de hecho Tusk y los referentes del Partido Popular Europeo (PPE, derecha), la alemana Angela Merkel; de los socialdemócratas, el español Pedro Sánchez; y de los liberales, el francés Emmanuel Macron.

– «París y Madrid» –

Pese a los numerosos contactos previos, los líderes no lograron un acuerdo en su tercer debate en seis semanas, iniciado al término de un largo debate sobre la neutralidad de carbono para 2050 en la UE, un objetivo que no logró el consenso.

El Partido Popular Europeo, primera formación en la Eurocámara con 182 de los 751 escaños en juego en los comicios de mayo, defendió al alemán Manfred Weber como candidato a suceder a Jean-Claude Juncker en la Comisión.

Sin embargo, los socialdemócratas (153 escaños) y los liberales (108), quienes intentan forjar una obligada alianza de fuerzas proeuropeas en la Eurocámara junto a los Verdes (75), ya advirtieron en la mañana que no lo apoyarían.

Esta negativa supuso un revés para la canciller alemana, Angela Merkel (PPE). Su familia política apunta «a París y a Madrid» como responsables de este rechazo, en una referencia Macron y Sánchez. Los tres se vieron con Tusk antes del debate.

Pero para lograr una mayoría proeuropea, el PPE es indispensable, lo que lastra a los candidatos propuestos por las dos otras formaciones. «Es como un efecto dominó, si uno cae, los otros también», advirtió el eurodiputado verde, Philippe Lamberts.

«Los nombres de los tres candidatos principales fueron descartados. Donald Tusk consideró que no había mayoría para estos tres nombres», aseguró Macron. Merkel llamó por su parte a evitar una crisis institucional con la Eurocámara.

El Parlamento Europeo ya había advertido que sólo apoyaría como presidente de la Comisión a un candidato que liderara a su familia política en los comicios europeos, un requisito que cumple Weber y el resto de candidatos «descartados».

Más allá del nombre, un acuerdo de reparto de cargos parecía perfilarse antes de la cumbre. El PPE reivindica la presidencia de la Comisión, el brazo ejecutivo del bloque, una exigencia que no se discute, indicaron a la AFP tres responsables.

Los liberales quieren la presidencia del Consejo Europeo, institución que reúne a los mandatarios, y los socialdemócratas obtendrían la dirección de la diplomacia europea y se repartirían con los Verdes la presidencia de la Eurocámara.

Y mientras los europeos intentan encontrar a sus futuros líderes, la retirada de Reino Unido de la UE, prevista el 31 de octubre, se acerca sin que Bruselas y Londres hayan logrado un acuerdo aceptable por ambas partes.

«Hay que encontrar rápidamente un acuerdo ya que debemos contar con una Comisión Europea operativa para gestionar el Brexit, sobre todo si Boris Johnson se convierte en primer ministro de Reino Unido», advirtió un diplomático de alto rango.

AFP

Digiqole ad

0 Reviews

Artículos relacionados

Leave a Reply