Desde $30 a $300 por ‘ayudar’ a sacar cadáveres de hospitales de Guayaquil

 Desde $30 a $300 por ‘ayudar’ a sacar cadáveres de hospitales de Guayaquil
Digiqole ad

Vestía un traje de seguridad, mascarilla. Era un hombre alto de tez morena al que llamaban “gestor de la morgue” en el hospital del Guasmo, en el sur de Guayaquil. Él cobraba entre 30 y 300 dólares por gestionar ingresos a la morgue o ayudar a retirar los cuerpos en ese hospital. Así lo denuncian varios familiares de fallecidos durante su trámite en ese sitio.

El ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, informó el pasado martes que un funcionario público fue destituido por pedir dinero a familiares de personas fallecidas por coronavirus.

El ministro calificó de “vergonzoso, indignante, intolerable”, el accionar del funcionario que a cambio de dinero daba información sobre el paradero de los cadáveres. Sin dar nombres, dijo que fue destituido y se iniciarán acciones legales.

Pidió a la ciudadanía que siga denunciando actos de corrupción para sancionarlos.

Una mujer residente del sur dijo que su tío de 78 años murió el pasado 29 de marzo en el hospital del Guasmo. “Luego de 10 días de gestiones y al pagar más de $ 150 lograron sacar su cuerpo y de otro familiar que murió dos días después”.

“Veíamos que llegaban personas y hablaban con alguien y los dejaban entrar y luego salían con los cuerpos y nosotros haciendo fila cinco días no teníamos razón”, dijo la mujer.

Ella denunció que los pagos los empezó a hacer desde que su tío ingresó. “Unos médicos me fueron a decir: ‘mi sentido pésame, señora’, Otros me decían que mi tío estaba estable. Yo por más que preguntaba, los médicos parecían robots. Tuve que darle para las colas a un señor que me confirme si mi tío había fallecido”, explicó.

Agregó que la actitud del ‘gestor de la morgue’ era desafiante y grosera. “Él se hacía el sobrado. Gritaba a todas las personas y daban un listado con los mismo fallecidos porque no agilizaban nada porque solo daban cuerpos a quienes pagaban”, lamentó.

Otra mujer, quien es médica en una institución privada, contó que su tío de 72 años ingresó el pasado 1 de abril, que estaba estable, pero no le dieron oxígeno como debería y falleció al día siguiente. Ellas hicieron los trámites, pero no le entregaron el cuerpo.

Agregó que varias veces conversaron con ese ‘gestor de morgue’ y que se hacía el desentendido al darle el dinero, solo le recibía a su gente de confianza para evitar reclamos.

Agregó que este hombre amenazó a quienes hacían fila con no entregarle el cuerpo de su familiar si es que le tomaban fotos o grababan. “La amenazó y le quitó el celular a una señora para ver su galería de fotos y verificar”, dijo la mujer.

Denuncias similares se receptaron en el hospital de Los Ceibos, pagos desde $150 por información. En un comunicado se desmintieron los cobros, pero no este accionar. Se indicó que los familiares pueden retirar los cuerpos en 24 horas, si no, el Gobierno asume la tarea del entierro, sin costo.

La tarde de ayer, la Fiscalía anunció que se iniciará una investigación por presunto delito de concusión a quienes hayan hecho cobros a familias.

Otras denuncias

Sonia, de la cooperativa Cristal, en el Guasmo sur, tuvo que vivir una odisea para intentar retirar el cuerpo de su tío que falleció el 28 de marzo en el hospital del Guasmo. Este es su relato.

“Me dijeron que mi tío murió por un paro cardiorrespiratorio. Con mis primos hicimos el papeleo del acta de defunción y cuando nos acercamos a la zona de la morgue había una fila interminable de personas que habían perdido a su familiar. Nosotros llegamos y un hombre que estaba con las listas se nos reía porque pensamos que podríamos sacar a mi familiar en 24 horas. Había personas esperando más de cinco días.
Nos enteramos de que el sábado y el domingo fue cuando más se demoró el proceso, a causa de la entrega de cuerpos que recién habían fallecido. Decían que le daban para las colas al gestor de la morgue.
Para nosotros fue terrible ver toda esa situación en medio de la contaminación. A unos les hacían ingresar para que reconozcan el cuerpo, a veces las personas se regresaban porque el olor era insoportable por más mascarilla que uses. Ahí le mandamos $100 para que nos ayuden, e ingresábamos a buscar y nada. A las personas que sacaban los cuerpos del hospital también se les pedía ayuda y se les daba para las colas y lo buscaban por las características físicas, pero nada en mi caso. Vimos que algunos sí los encontraban y salían con los féretros. Otros hasta tenían que regresar el cuerpo porque finalmente no era su familiar. Es un atropello completo esta situación. Antes de ayer y ayer vimos que mejoró la agilidad de entrega, ya que acudieron las FF.AA. y algunas autoridades. No entiendo cómo hacen pasar una situación así, ni siquiera hay tiempo para el duelo porque este proceso se convierte en una pesadilla; nos exponemos, nos vamos a contagiar, esto no va a parar”. (I)

Fuente: El Universo

Digiqole ad

Artículos relacionados

Leave a Reply