¿Dónde está el violador de Paola Guzmán?

 ¿Dónde está el violador de Paola Guzmán?
Digiqole ad

Las fotos -de la última navidad, junto a un ‘año viejo’, de su más reciente cumpleaños- dejan ver a un hombre de 73 años, un anciano de pelo blanco y escaso, con el abdomen prominente y la piel de un tono moreno profundo, que a la vista de las personas podría ser el padre, el abuelo o el vecino de cualquiera. Pero no lo es.

Diecisiete años después de la muerte de Paola del Rosario Guzmán Albarracín, la joven de la que abusó sexualmente durante dos años mientras era vicerrector del colegio fiscal Miguel Martínez Serrano de Guayaquil, Bolívar E. Z. luce como si ningún huracán hubiese arrasado con su vida. Sonríe en las fotos y celebra sus cumpleaños con abrazos cada 5 de diciembre.

Paola se suicidó ingiriendo 11 diablillos (fósforo blanco) en 2002, luego de ser acosada y abusada sexualmente por Bolívar E., quien era vicerrector del colegio público Miguel Martínez Serrano de Guayaquil, donde ella estudiaba.

Fragmento del programa «Archivos del Destino», emitido por el canal GamaTV, sobre el caso de Paola Guzmán | Foto: Captura de Video 
 

E., quien tenía 54 años en ese momento, la acosó sexualmente y abusó de ella durante dos años. Paola quedó embarazada y él la obligó a abortar, enviándola donde Raúl O. G., el médico del colegio, quien le puso como condición tener relaciones sexuales con él para practicarle el aborto.  

El caso de Paola Guzmán Albarracín y familiares versus Ecuador, es el primer caso de violencia sexual en el contexto educativo que llegó el pasado 28 de enero la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Se convierte de esta manera en un caso emblemático en la protección de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y niñas en América Latina. Para Petita Albarracín, madre de Paola, este será el cierre de largos años de búsqueda de justicia por la muerte de su hija.  

Fuentes cercanas a E. a las que tuvo acceso Revista Vistazo y que pidieron su reserva, cuentan que el hombre -cuyo delito prescribió en 2008 por negligencia de las autoridades- vive en un barrio residencial del sur de la ciudad, sin dedicarse a nada en particular: no trabaja -aunque laboró como taxista algunos años- tampoco sale con frecuencia de su domicilio y permanece bajo el amparo de su familia.  

Actualmente vive con su esposa, una de sus tres hijas y su nieto más grande, que ya es mayor de edad. Tiene cuatro nietos en total.  

La familia de E., según explica la fuente, está al tanto del caso de Paola Guzmán y los recientes hechos que han ocurrido en torno al tema -como la audiencia en la Corte IDH- pero “están en completa negación de todo”.  

De acuerdo a la información obtenida por este medio, cuando la joven de 16 años se suicidó el 12 de diciembre del 2002, E. salió de la ciudad y se refugió temporalmente en una provincia del interior del país de donde es oriundo, para luego retornar a Guayaquil. Según un reportaje realizado por el portal GK, en 2004 el hombre fue destituido de su cargo en el colegio, por abandono de sus funciones.  

Una de las amigas del colegio de Paola, Ingrid Izurieta, sostuvo que lo vio hace algún tiempo cuando tomó un taxi en el centro de la ciudad. Él era el chofer, afirma en el texto publicado en GK.  

El exvicerrector tiene dos perfiles activos en la red social Facebook y aunque actualmente ambos se encuentran habilitados, no tienen ningún tipo de contenido como fotos o actualizaciones recientes.  

En el contexto de la audiencia pública en la Corte IDH, el Ecuador ofreció disculpas públicas a la madre de Paola y a Dennis Guzmán, su hermana, víctimas en este caso.  

Petita Albarracín, la madre de Paola, durante la audiencia en el Corte IDH en Costa Rica el pasado 28 de enero. | Foto: CEPAM  

El Estado señaló la ausencia de rutas de denuncia y sanción para situaciones de violencia sexual que ocurran en el ámbito académico ecuatoriano. Así también reconoció que existió una inadecuada investigación administrativa para determinar responsabilidades en este hecho.  

El proceso judicial por la muerte de la joven no cumplió con los estándares de la debida diligencia, pues no se logró con la localización y la captura del imputado, y esto devino en la prescripción del delito.  

El hombre recibió orden de prisión en 2003. La Corte criticó la falta de coherencia del Estado en cuanto a su responsabilidad y le pidió aclararlo en sus alegatos escritos.

 La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) alegó que la presunta víctima habría sufrido violencia sexual por parte del vicerrector y el médico del colegio al que asistía, ambos funcionarios públicos, y que habría existido un nexo causal entre ello y su decisión de quitarse la vida, constituyéndose esto en un “suicidio denunciativo”.  

La Corte IDH dio de plazo un mes, a partir de la fecha de la audiencia, para que ambas partes presenten sus alegatos por escrito. De su parte, la institución judicial tiene que presentar el fallo en los siguientes doce meses.  

De obtenerse una sentencia favorable, el Estado deberá reparar a la madre de Paola y evitar que situaciones similares vuelvan a suceder.

Fuente: Vistazo

Digiqole ad

0 Reviews

Artículos relacionados

Leave a Reply