Un contingente del Municipio de Guayaquil visitó el bloque 6 de la cooperativa Fortín de la Flor, en el noroeste de la ciudad

 Un contingente del Municipio de Guayaquil visitó el bloque 6 de la cooperativa Fortín de la Flor, en el noroeste de la ciudad
Digiqole ad

El médico John Ubilla estuvo al frente de los doce brigadistas que visitaron un aproximado de 400 casas, correspondientes a las 20 manzanas de cobertura diaria, desde que se inició el programa en julio pasado.

Los colaboradores cumplieron labores de triaje, levantaron datos y consultaron síntomas para detectar casos sospechosos y proceder con la prueba rápida o con una PCR, esta última al día siguiente.

«El personal también puede auscultar a alguna persona con diabetes, con capacidades especiales, damos atención integral», indicó Ubilla.

En el bloque 6 de Fortín de la Flor, el contingente estuvo integrado por trabajadores de Interagua, Puerto Limpio, de las direcciones municipales de desratización y de fumigación antivectorial, más médicos veterinarios que aplicaron dosis de desparasitación y antirrábica a decenas de mascotas.

Ítalo Rivera, con 26 años de residencia en la cooperativa, dijo que el vecindario estaba tranquilo respecto del COVID-19, que no se había escuchado de nuevos casos y que la mayoría de habitantes utiliza la mascarilla al salir de casa.

Frente a la pandemia, que en los meses críticos marcó un techo de 10.000 decesos en Guayaquil (sin asegurar que todas las víctimas fueron casos confirmados), el Municipio ejecuta vigilancia epidemiológica en 24 sectores, para asistir oportunamente a pacientes que podría necesitar de oxígeno en su casa o ser trasladados a hospitales.

Con base en sus reportes y la información del Ministerio de Salud Pública (MSP), del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) y de las clínicas privadas, el cabildo ha determinado que la ciudadela Sauces constituye un sector problemático, abarcando las vecinas Guayacanes y Samanes. Otro punto que es observado son los Guasmos.

En Fortín de la Flor, Gerardo Goya, oriundo de Vinces (Los Ríos), comentó que hace pocos días los moradores recibieron atención de parte de personal de una clínica móvil instalada por el MSP. Opinó que el cuidado es cuestión de cada uno.

En la columna de atención veterinaria, sujetando la correa de Abby, su mascota canina, la guayaquileña María Ponguillo agradeció la intervención, más por la atención veterinaria, fumigación antivectorial y limpieza de la zanja, de donde el operario de una pala mecánica extrajo varios montículos de lodo negro y putrefacto.

Comentó que la familia ha preferido no viajar a otra ciudad para no exponerse al posible contagio del virus.
Según el MSP, Guayaquil registraba ayer 16.206 casos confirmados, lo que constituía 71 más que el miércoles 18 y 131 más que el martes 17.

Ello refleja el aumento sostenido de contagios que mantiene en alerta a las autoridades, inclusive de las vecinas Durán y Samborondón, que como el Puerto Principal ajustan restricciones para evitar una propagación mayor por las fiestas de Navidad y de fin de año.

A nivel nacional, el registro era de 183.246 casos, 996 más de un día para otro.

Intervención integral

Agentes de la Policía Metropolitana, de la Autoridad de Tránsito Municipal y de la Policía Nacional colaboraron en garantizar el orden público en la jornada realizada en Fortín de la Flor y que se replicará estos días en otros sectores del noroeste.

Julio Cabrera, habitante de la cooperativa Los Paracaidistas, que también linda con la vía Perimetral, no solo espera a los brigadistas sino la realización de operativos para disolver las aglomeraciones en torno a una cancha de vóley y al comercio informal en el paso peatonal.

«Ahí se forma una plaza, no se guarda la distancia», alertó sobre su sector

Digiqole ad
Avatar

Javier Alava

Artículos relacionados