Sin nada de público se corren este fin de semana las 500 Millas de Indianápolis

 Sin nada de público se corren este fin de semana las 500 Millas de Indianápolis
Digiqole ad

Este fin de semana se encenderán los motores que darán vida a las 500 Millas de Indianápolis pero el autódromo está prácticamente desolado.

Los usuales y coloridos campamentos están vacíos, lo mismo que los estacionamientos. El césped conserva su verde intacto y la grava blanca luce sin alteración alguna., señala emol.com.

No hay señales de los olores familiares y agradables, como el de las conocidas piernas de pavo o las galletas Oreo fritas.

La versión 104 de la icónica carrera de resistencia se realizará este domingo 23 de agosto si lo permite el clima pero sin público debido a la pandemia desatada por el nuevo coronavirus.

La mayoría de los residentes de la comunidad que rodea al Speedway, que se autodenomina como la capital del mundo del automovilismo, observará con tristeza la carrera desde sus casas.

Dentro de la histórica pista hay gradas con 232.000 asientos, que ahora están cubiertos con una etiqueta roja que dice «No utilizar». Sumando las suites y el público en el infield, la carrera llega a contar con más de 300.000 asistentes y es considerada el evento deportivo más grande del mundo en un sólo día.

A los pilotos y dueños de los equipos de la IndyCar no les gusta el ensordecedor sonido del silencio. A.J. Fort, cuatro veces campeón, aseguró que la clasificación sin público fue solitaria.

El brasileño Tony Kanaan, ganador en el 2013 y que compite con Foyt, describió las vueltas en el Gasoline Alley como inquietantes. Incluso el español Fernando Alonso, dos veces campeón del mundo de la Fórmula Uno, y quien realizará su segundo intento en las 500 Millas saliendo de la 28va posición, encuentra desconcertantes las gradas vacías.

«Cuando estás ahí compitiendo, parece que estás en una prueba. Muchos de los chicos han hecho eso aquí», dijo Alonso. «Pero fue una sensación extraña para mí, pues fue la primera vez que lo hice en este lugar».

El nuevo dueño del Indianapolis Motorsport Speedway Roger Penske cambió la carrera del tradicional fin de semana de mayo a agosto, con la creencia de que algunos fanáticos podrían acudir.

Penske les escribió una carta a los aficionados el jueves, aseguró que los extraña y reconoció que su primera visita a la pista en 1954, cuando tenía 14 años, lo cambió para el resto de su vida. (D)

Digiqole ad

Artículos relacionados

Leave a Reply