Se cumplen 30 años de la caída del Muro de Berlín

 Se cumplen 30 años de la caída del Muro de Berlín
Digiqole ad

Después de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), a lo largo de 28 años y casi tres meses la ciudad de Berlín, en Alemania, estuvo partida en dos por un muro de hormigón al que el mundo conoció como el muro de la vergüenza, tal como lo bautizaron los medios. Y cada 9 de noviembre, un nuevo aniversario de su caída lleva a miles de personas a celebrar ese momento histórico del que hoy se cumplen 30 años, indica el portal argentino perfil.com

Aquella pared que primero fue de ladrillos y luego de concreto armado, con hierros de acero y alambres de púa, iba desde el norte, separando los barrios de Reinickendorf y Pankow, atravesaba el centro histórico frente a la Puerta de Brandenburgo y Potsdamer Platz y llegaba al sur, dividiendo Neuköln y Treptow.

Todo, con guardias armados hasta los dientes y perros entrenados para cazar o matar que dejaron la foto que entonces, como hoy, horroriza al mundo. Después de la Segunda Guerra Mundial, la Alemania nazi, derrotada, quedaba bajo el control de los cuatro países vencedores y dividida en cuatro sectores.

Comienza la guerra fría

A 30 años de la caída del Muro, Berlín sigue inmersa en el cambio. El 23 de mayo de 1949, los aliados occidentales apoyaron la fundación de la República Federal de Alemania (RFA) de lado occidental mientras que los soviéticos hicieron los mismo el 7 de octubre con la comunista República Democrática de Alemania (RDA), del lado oriental.

De 1949 a 1960, unos 3 millones de alemanes orientales cruzaban la frontera en busca de una mejor vida; y solo en junio de 1961, 160 mil abandonaban la Alemania comunista.

Alarmados por este éxodo, el presidente de la Alemania Democrática Walter Ulbricht pacta con el Kremlin y el 13 de agosto de 1961 se levanta el Muro de Berlín. Un muro provisional de 160 km rodeaba Berlín oeste.

Esa misma noche, muchos berlineses ya no pudieron volver a sus hogares y a la mañana siguiente más de 50 mil habían perdido el trabajo, dejando del otro lado hogares, familias y amores. Todo separado por lo que sería un bloque de hormigón de 42 kilómetros de largo en Berlín y de 160 km rodeando su parte oeste separándola de la RDA. Un muro de 3,60 metros de altura que pasó por varias etapas para lograr que la amenaza de morir si alguien intentaba cruzarlo fuera cada vez peor.

Las autoridades de Alemania Oriental ampliaron el muro a partir de 1962, construyendo una segunda barrera a 100 metros que creaba la conocida “franja de la muerte”, porque si alguien cruzaba la primera barrera debería sobrevivir a los disparos de los guardias y a los perros.

Luego, en 1965 se comenzó a construir la llamada “tercera generación” del muro que incluía una barrera alta de concreto imposible de escalar, circular y resbaladiza. Escapar era, literalmente, suicidarse.

Tuvieron que pasar 28 años, 2 meses y 27 días para que el 9 de noviembre de 1989 el mundo entero viera caer la vergüenza a golpe de cinceles, picos, martillos y lo que hubiera a mano.

Porque tras el anuncio de que Alemania oriental abriría sus puertas con la inmediata emisión de visados de salida, miles de ciudadanos del este llegaron en oleadas a los puntos de control para cruzar la frontera. Y esa fue, como la definieron, “la noche más feliz de Alemania”.

En cada trozo de este muro está encerrada una de las historias más vergonzosas de la humanidad. Cada año para esta fecha, miles de personas llegan a Alemania y se detienen en la East Side Gallery de Berlín para ver el fragmento más grande que queda de ese símbolo negro, cerca de 1.300 metros de bloque pintado por artistas de todo el mundo. (I)

Digiqole ad

Artículos relacionados

Leave a Reply