Resignación y enfado por confinamiento masivo en Madrid por covid-19

 Resignación y enfado por confinamiento masivo en Madrid por covid-19
Digiqole ad

Entre «la resignación» y «el enfado», ese es el clima del inicio de jornada en Puente y Villa de Vallecas, que suman 10 de las 37 áreas básicas de Salud restringidas desde este lunes para frenar el avance de la covid-19. Restricciones que apenas se hacen notar en dos distritos de la capital, donde la gente avanza al Metro para acudir a sus trabajos o portan el carro de la compra camino del mercado, señala elmundo.es

«Mi vida sigue siendo igual, trabajo en una tienda en Goya y tengo que seguir yendo». Son las 8.15 horas y Miriam ya va camino del Metro. «A ver qué nos encontramos ahí a estas horas». Y se encuentra un grupo de vigilantes y trabajadores del suburbano ordenando a la gente por el andén de la estación de Nueva Numancia.

Próximo tren en seis minutos se puede leer en uno de los carteles informativos. «Este era el refuerzo de transportes que nos habían prometido», se queja Abdul, que espera la llegada del tren con su hijo camino del colegio. Un tren que llega casi completo. «Así bien pegaditos», señala una señor desde el interior del vagón. «Y el Cercanías aún es peor».

En el exterior, en el área de San Diego, uno de los afectados por las restricciones en Puente de Vallecas, Josefa avanza camino del mercado con su carro de la compra. «Voy a comprar para mi marido y para mí para no salir en unos días, qué le vamos a hacer». A sus 73 años ha vuelto al confinamiento en su hogar. «Prefiero no arriesgarme porque tengo problemas de pulmones», apunta.

La estación de Metro de Oporto, este lunes.
La estación de Metro de Oporto, este lunes.

La escena es casi similar en Entrevías con Manuela, pero aquí «el enfado» es mayor. «Me niego a volver a encerrarme en casa, lo que nos están haciendo no hay derecho», protesta camino del supermercado. «Mis vecinos son ocho en una misma casa. ¿Cómo se van a volver a encerrar allí?», concluye al pasar ante una pareja de Policía Municipal que explican a varios vecinos cómo actuar. «Por el momento la gente cumple muy bien», comentan los agentes.

Hasta Villa de Vallecas se ha desplazado el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, que ha destacado que en las primeras horas no ha habido «incidencias reseñables» en los seis distritos afectados por las restricciones y ha incidido en «la ejemplaridad» de los ciudadanos. «Lo que les pediría a los vecinos es que en la medida de lo posible no salgan de sus casas», ha indicado

El regidor ha vuelto a insistir en que Madrid «no se puede dividir» y que la cifras de contagios son «preocupantes» en toda la ciudad, no solo en los distritos restringidos. «Se equivoca cualquier madrileño que no viva en estas zonas de salud si cree que el coronavirus no va con ellos», ha apuntado Almeida, que ha pedido a toda la población «extremar las preocupaciones».

Entre los vecinos de Carabanchel, la situación era esta mañana de desconcierto y confusión total. Muchos vecinos desconocen cuáles son las calles restringidas, ya que no hay ninguna señalización. «No sabemos cuáles son las calles. He preguntado a unos policías y me han dicho que ellos tampoco lo sabían», dice Juana, en la cola de una sucursal bancaria de la calle Oca.

En la cola del banco, los vecinos no se ponen de acuerdo sobre las avenidas afectadas. «Es de Vista Alegre para arriba, ¿no?», pregunta una señora. «Es que no lo sabemos», contesta Juana. Y añade: «Hay un desconcierto y malestar total. Esto es una tomadura de pelo. La información es pésima».

En la cafetería Mario, sí que han notado una bajada del número de clientes, menos del 50% de lo habitual: «Mis clientes de la Latina no pueden venir y tengo que cerrar a las 10, cuando cerraba a las 11.30», se queja Antonio Camuñas, camarero.

Los vecinos pasan de una zona a otra sin darse cuenta. «A mí esto me estresa porque no sé por qué calle tengo que ir y no quiero que me multen», afirma Mery. A su lado, Manuel Marcos es de los pocos enterados porque ha puesto su calle en el buscador de un medio de comunicación en Internet: «Esto es zona roja. Mucha gente no se ha enterado porque no han informado. No hay ningún mapa, pero la gente va a pasar totalmente de estas normas porque está hasta las narices». (I)

Digiqole ad
Paúl Herrera

Paúl Herrera

0 Reviews

Artículos relacionados