Plan Más Prevención… para Más Seguridad (1)

 Plan Más Prevención… para Más Seguridad (1)
Digiqole ad

Virna Cedeño (columnista)

Hace pocos días la alcaldesa anunció la reactivación del plan Más Seguridad que integraría a la Policía Nacional, ECU911, CNT, Corporación para la Seguridad Ciudadana de Guayaquil, Policía Metropolitana y, próximamente, al Cuerpo de Bomberos de Guayaquil, la Agencia de Tránsito Municipal, Fuerzas Armadas y Dirección Municipal de Justicia y Vigilancia. Además, la alcaldesa resaltó que las actividades se cumplirán en coordinación con el Ministerio del Interior, la Fiscalía General y empresa privada. El objetivo: “trabajar en un solo puño… por el bien ciudadano, por la protección de la vida y los bienes de la gente”. Se enfatizó en que todas las autoridades competentes trabajarán por la seguridad de Guayaquil.

Los ciudadanos en general aplaudimos que más allá de intereses políticos o personales se aúnen esfuerzos por brindar a aquellos que vivimos en la ciudad o a quienes la visitan, seguridad y tranquilidad. Sin embargo, será importante que los mismos actores se unan no solo para combatir la delincuencia o la inseguridad, que es prioritario, sino también para prevenirla.

Aumentar las armas y la vigilancia puede volverse una historia sin fin cuando no se trabaja en la raíz del problema. Cuando nuestros centros de detención de menores siguen siendo lugares de encierro de niños y jóvenes, sin verdaderos programas de ayuda no se corrige el problema, se generan individuos resentidos ante una sociedad indiferente.

Metemos a niños y jóvenes, en su mayoría pequeños ladronzuelos o vagabundos, en cárceles disfrazadas bajo diversos términos que suavizan lo que en verdad son, espacios donde pequeños a quienes podríamos ofrecer nuevas oportunidades de vida, poco a poco se van convirtiendo en aquello que un día tendremos que combatir ferozmente. Llenamos estos sitios con burócratas que no entienden la misión que tienen o con profesionales motivados que luchan contra corriente en un sistema que simplemente justifica su ineficiencia con la falta de recursos. Niños y jóvenes que terminan prisioneros de la gran delincuencia que tiene en ellos su mejor semillero y en nosotros sus mejores granjeros. La mayoría son visitantes asiduos de los centros de detención de menores para luego, apenas surcando el final de su adolescencia, pasar a enrolar las cárceles de adultos donde muchos se convertirán en delincuentes sanguinarios e insensibles. Reflexionemos en que probablemente si hubiéramos recorrido el mismo camino, seríamos iguales o peores.

Mayor seguridad no es la solución, es un falso paliativo. Las autoridades que se han reunido para el plan Más Seguridad y la sociedad en general debemos unirnos en un plan Más Prevención. Trabajar no solo en centros de detención, también en centros de acogida de menores con familias disfuncionales o sin familias. Ahí se requiere el verdadero trabajo de transformación. Unámonos en cambiar el futuro de estos niños para no tener que perseguirlos luego y tranquilizarnos cuando un tiro les arranca la vida… por cada joven delincuente muerto surgen decenas. Se requiere una estrategia de rehabilitación y reinserción que aproveche el extraordinario conocimiento en estos procesos de personas valiosísimas, como Nelsa Curbelo, y que integre experiencias mundiales y locales de vinculación de la naturaleza y los animales en programas con jóvenes en situación de conflicto.

Tomado de Diario el Universo

Digiqole ad

Artículos relacionados

Leave a Reply