Militares y policías vuelven a las calles de Posorja debido a la violencia

 Militares y policías vuelven a las calles de Posorja debido a la violencia
Digiqole ad

Cerca de 100 uniformados, entre militares y policías, registraron las calles de Posorja y sus embarcaciones luego de que la madrugada de este jueves se reportara un robo que dejó como resultado un herido de bala y dos lanchas rápidas desaparecidas.

Cinco embarcaciones, con tres ocupantes en cada una, salieron a realizar su faena de pesca en los sectores de El Morro y Sabana Grande el miércoles pasado. Dos de las lanchas fueron sorprendidas por delincuentes en un brazo de mar, pero lograron pedir ayudar por radio a sus compañeros antes de ser lanzados al agua.

Minutos después los rescataron y el herido fue trasladado en una camioneta hasta la maternidad de Posorja, el único centro médico de esta parroquia rural de Guayaquil.

Las embarcaciones robadas aún no aparecían al mediodía de este jueves, pero el hecho causó una revisión exhaustiva en la zona del malecón. Ahí se descubrió que al menos 15 embarcaciones no tienen los documentos en regla.

Además, se decomisó un motor que tenía los números de series borrados y fue entregado a miembros de la Policía Judicial.

En las calles también se hizo una exhaustivo control de armas, indicó el capitán Washington Tamayo, jefe del Puerto de Posorja.

Esta misma semana dos embarcaciones fueron incineradas a unos 500 metros frente a la parroquia.

Los habitantes de Posorja reportaron una fuerte explosión durante la madrugada del lunes. Una de las embarcaciones, que se llamaría Popeye 1, se hundió, mientras la otra, identificada como Huancavilca, fue remolcada a un muelle cercano para las investigaciones que por el momento revelan que al menos seis lanchas rápidas habrían participado en el ataque en el que se presume la utilización de una granada.

Popeye es el alias del hombre que ha sido víctima de varios atentados relacionados con la venta de drogas en los últimos meses y a quien buscaban sicarios armados que ingresaron hace seis semanas a una clínica del norte de Guayaquil, donde una extranjera fue asesinada por error.

A fines de mayo pasado, unos cien agentes policiales cumplieron con una primera intervención que derivó en la detención de dos personas y el decomiso de tres armas de fuego. (I)

Fuente: eluniverso.com

Digiqole ad
Paúl Herrera

Paúl Herrera

Artículos relacionados