Más árboles y parques en las áreas pobres de Guayaquil aconseja experto Guillermo Peñalosa

 Más árboles y parques en las áreas pobres de Guayaquil aconseja experto Guillermo Peñalosa
Digiqole ad

Las últimas horas que ha recorrido Guayaquil, visitando parques, lagunas artificiales y áreas regeneradas, han servido a Guillermo Peñalosa para tener una idea de lo que esta ciudad necesita para ya no solo compararse con otras de igual condición de la región, sino a plantearse el desafío de ir por algo más. De tratar de competir con conceptos que manejan urbes como Copenhague.

Al fundador de la organización Ciudades 8/80, que ha llegado para asesorar al Municipio con apoyo del Banco de Desarrollo de América Latina, le ha sorprendido que la urbe solo tenga 66.000 árboles (sin contar con bosques) cuando debería poseer unos 500.000, que no haya un inventario de los parques y que ciertas lagunas artificiales no estén recibiendo la cantidad de personas para las que fueron creadas.

También le llama la atención que con un malecón ‘hermoso’ aún no se haya logrado que la gente habite en el centro y se vincule al río. “Al centro hay que volverlo irresistible para que la gente diga: Yo quiero vivir en el centro”, sostuvo.

Sus percepciones las compartió la noche del martes pasado ante más de un centenar de profesionales que se reunieron en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Católica de Guayaquil, para escuchar su conferencia “Diseñando espacios urbanos”.

Allí, dijo que si bien Guayaquil ha tenido avances buenos en los últimos 20 años, necesita hacer cosas más ambiciosas en materia de respeto a los peatones, movilidad sostenible, mobiliario público, parques.

“No se trata de poner parques grandes, sino también de poner pequeños en zonas pobres”, indicó Peñalosa, al referir que las ciudades deben entender que los pobres tienen que ser prioridad.

El especialista, que también es presidente de la Organización Mundial de Parques Urbanos, dijo que un buen parque es aquel que ofrece actividades para todas las edades, donde la gente quiere volver porque no solo se divierte sino que se siente segura.

Mostrando ejemplos de ciudades como Bogotá, donde su hermano es el alcalde, Peñalosa cree además que hay que recuperar las aceras para los peatones y no hacer ciudades en función de carros. “No hay que tener calles hermosas para los carros y aceras espantosas para los peatones”, afirmó.

Él indicó que en Bogotá, Sevilla, París, y otras, se están ampliando espacios para ciclovías, con el fin de que la gente use ese medio. Guayaquil, cree, podría seguir esa tendencia, pero aclaró que no se trata solo de pintar la calle para señalar que allí es para que recorran las bicicletas. Se trata de contar con una red segura y mínima.

Peñalosa se mostró partidario de reducir más los límites de velocidad en barrios y áreas urbanas entre 30 y 40 km por hora. Señaló que urbes que bajaron los rangos de velocidad redujeron sus índices de accidentes. (I)

‘Academia y gremios deben participar en las soluciones’

Como especialista en asuntos de espacios urbanos, Guillermo Peñalosa, presidente de la organización Ciudades 8/80, ha asesorado y colaborado con 300 ciudades.

Por su labor está convencido de que en la planificación relacionada a espacios públicos debe involucrarse la opinión de los ciudadanos y lograr una participación de las universidades y los gremios.

Y cree que en Guayaquil debe plantearse ese vínculo en la búsqueda de soluciones, de lo que se quiere para la urbe.

Él cree que se necesita tener alianzas para trabajar en conjunto en los cambios y desafíos que tienen las ciudades frente a los crecimientos de los próximos años.

Félix Chunga, coordinador del área de urbanismo de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Católica de Guayaquil, señaló que ellos están abiertos a trabajar con el Municipio en esta materia. “Nosotros estamos dispuestos no solo a colaborar, en ser partícipes en el proceso de planificación y desarrollo de la ciudad”, indicó Chunga.

Para Chunga, quien escuchó a Peñalosa en el encuentro que tuvo en la Universidad Católica, los conceptos que esgrime el experto colombiano son soluciones que se pueden hacer en Guayaquil.

“Lo que comentó Peñalosa no son soluciones que impliquen mucho dinero ni bagaje en temas administrativos, son cuestiones simples como pensar en el ciudadano, que la ciudad es para el peatón, no para el automóvil”, dijo Chunga.

Él está de acuerdo con que la prioridad es el espacio público y que la peatonalización debe ir encaminada con un plan.

“Hay iniciativas que son buenas en peatonalización, pero no es la única solución, deberíamos pensar en cómo esa peatonalización se une con el resto de medios, con el resto de la estructura”, precisó.

Peñalosa se reunió la tarde de ayer con funcionarios del cabildo. Allí consideró que es “antidemocrático” que en Guayaquil se autorice en horas pico que autos compartan carril con la Metrovía, pues podría hacer colapsar el sistema. Posteriormente acudió a la UESS. Hoy continuará encuentros en la Cámara de la Construcción y en la Universidad de Guayaquil.

Fuente: El Universo

Digiqole ad

Artículos relacionados

Leave a Reply