Liquidez: oro en polvo

 Liquidez: oro en polvo
Digiqole ad

Mauricio Pozo Crespo (columnista)

La crisis que afronta el mundo y el Ecuador es atípica y anómala. No puede ser abordada con medidas tradicionales sino excepcionales. La pandemia es una guerra que sin balas sigue asesinando seres humanos alrededor del mundo.

El Ecuador no es la excepción. Las cifras oficiales demuestran una situación alarmante donde no se tiene aún un escenario futuro de convalecencia. A la triste y cruda realidad que vivimos todos, se unen las interrogantes sobre cuáles serán las mejores decisiones a adoptarse. Sin embargo, algo que es claro es que la guerra contra este virus demanda grandes cantidades de dinero y la manera de atenuar los impactos económicos también demanda fondos en magnitudes significativas.Muchos países, sobre todo de la región latinoamericana, han optado por devaluar sus monedas o imprimir dinero para atender las necesidades fiscales y privadas derivadas de esta pandemia. Los países que carecen de moneda propia, el caso de El Salvador, Panamá y Ecuador, no pueden utilizar este mecanismo. Por lo tanto, para el caso de nuestro país los esfuerzos deben concentrarse en encontrar liquidez de las distintas fuentes desde el exterior. Entre éstas tenemos a las exportaciones, las mismas que en la actual coyuntura adolecen de un fuerte impacto negativo. El precio del petróleo se ha derrumbado a cerca de los USD 20 el barril y los precios de las exportaciones no petroleras, sobre todo las tradicionales, también se han derrumbado. La otra fuente de divisas, la inversión extranjera, ha estado en los últimos años en alrededor del 1% del PIB, en estos momentos la inversión externa sin duda también se verá afectada.

Las remesas dependen del trabajo de nuestros compatriotas en el exterior, también con riesgos de una reducción. Por lo tanto, es el financiamiento externo, privado y público, prácticamente la única forma de generar liquidez en el corto plazo. Por esta razón, se torna esencial que el Gobierno cuide el manejo que le asigne a la deuda para continuar siendo sujeto de crédito de los mercados.

Los recursos de los multilaterales ahora por USD 1 000 millones, los probables USD 2 000 provenientes de la China son parte de los fondos que se requieren para afronta la crisis sanitaria y económica. Lamentablemente esta cifra no es suficiente. En el ámbito de las finanzas públicas, la baja del precio del petróleo, los ingresos que estaban estimados en USD 2 000 millones por monetización de activos, es decir, por concesiones, lo más probable es que no se hagan realidad por toda la coyuntura internacional. Si a esto se une la menor recaudación tributaria por la fuerte recesión económica de este año y menores ingresos por la reducción de subsidios, que probablemente no se produzca, el problema fiscal sería de USD 7 000 millones adicionales. Tenemos que endeudarnos para lo privado y lo público, nos guste o no. Urge liquidez.

Tomado de diario El Comercio Ec.

Digiqole ad

Artículos relacionados

Leave a Reply