Lewis Hamilton logra su 90ª victoria en la Fórmula 1

 Lewis Hamilton logra su 90ª victoria en la Fórmula 1
Digiqole ad

Fue una victoria tras dos banderas rojas y tres salidas desde parado. Un triunfo en una accidentadísima carrera, donde solo 12 coches alcanzaron la bandera a cuadros en el circuito italiano de Mugello. Un éxito más para el británico Lewis Hamilton, que redondea su 90ª victoria, a solo una ya del récord del alemán Michael Schumacher.

El podio del GP de la Toscana lo completaron Valtteri Bottas y Alexander Albon, mientras Carlos Sainz perdía cualquier opción en un escalofriante accidente en la recta de meta, indica elmundo.es.

Mugello, un trazado tan rápido como estrecho, diseñado para mayor gloria de MotoGP, fue escenario de varios disparatados episodios.

El último fue ver a Hamilton en el podio con una camiseta que rezaba «Detened a los policías que asesinaron a Breonna Taylor», mientras su compañero Bottas mascullaba la decepción de casi siempre y Albon obtenía crédito para los próximos meses. Ferrari, en su GP número 1.000, tras el abandono de ocho rivales, sólo podía colocar a Charles Leclerc en la octava plaza y a Sebastian Vettel en la décima.

Y eso que hubo de todo en las más de dos horas de lucha en la pista. Hamilton, desde la ‘pole’, se había quedado enganchado en la salida, por lo que Bottas aprovechaba las facilidades de inmediato. Con ser grave el error del británico, su desdicha fue una broma en comparación con la de Max Verstappen. El susto en la parrilla, cuando los mecánicos de Red Bull intervinieron de urgencia en el coche, se confirmó con una pérdida de potencia que descolgó por completo al holandés.

La tardanza del ‘safety car’

Camino de la curva 2, Pierre Gasly colisionaba con Romain Grosjean, provocando además el trompo de Sainz y la embestida a Verstappen. Las opciones del hombre destinado a desafiar a Mercedes se quedaban en la grava. Michael Masi, director de carrera, sacó a pista el ‘safety car’, con la idea de retirar todos los restos de fibra de carbono esparcidos por el asfalto.

Tras seis vueltas a bajas revoluciones, el coche de seguridad apagó sus luces demasiado tarde, en la curva 15, y esa lentitud en el aviso desencadenó todas las desgracias posteriores. Bottas no quiso acelerar demasiado temprano para no otorgar a Hamilton la posibilidad del rebufo y en la zona media del pelotón se sufrieron las consecuencias.

Nicholas Latifi reaccionó antes de lo esperado y se llevó por delante todo lo que encontró a su paso. Antonio Giovinazzi dio gas a fondo para toparse de bruces contra Kevin Magnussen y Sainz tampoco pudo esquivar lo inevitable. «¿Quieren matarnos o qué? ¡Es lo peor que he visto nunca!», exclamó Romain Grosjean, espectador privilegiado. Únicamente Kimi Raikkonen y Vettel, algo más rezagados, pudieron salir indemnes.

Primera bandera roja

Cuatro monoplazas despanzurrados en mitad de la recta, lo que obligaba a Masi a la bandera roja. De nuevo, como hace una semana en Monza, todos los supervivientes a los ‘boxes’ para dejar a los comisarios tiempo y espacio en las labores de limpieza. A los seis abandonos había que sumar el de Esteban Ocon, víctima de un sobrecalentamiento en los frenos de su Renault.

Ferrari se apresuraba a arreglar múltiples desperfectos en la parte posterior del coche de Vettel, mientras el resto de ingenieros se estrujaban los sesos para dilucidar la estrategia con los neumáticos. La solución más arriesgada pasaba por montar el compuesto duro, con el que apurar hasta la bandera a cuadros, pero Mercedes apostó por el medio, con todos sus perseguidores con el blando.

Verstappen, clavado en la grava, en la curva 2 de Mugello.
Verstappen, clavado en la grava, en la curva 2 de Mugello. (Reuters)

De regreso a la parrilla, Hamilton no iba a perder una nueva oportunidad. Nada más apagarse el semáforo se deshizo de Bottas con un fulgurante adelantamiento en la curva de San Donato. Sin la incómoda presencia de Verstappen, el líder del Mundial lo tenía todo de cara para hacer y deshacer a su antojo. A Bottas sólo le quedaba desahogarse por radio: «Quiero que mi siguiente juego de gomas sea distinto del que pongáis a Lewis».

La única preocupación para Mercedes, precisamente, sería la rápida degradación de las gomas. El único punto flaco de su coche, que casi les arruina el triunfo en el GP de Gran Bretaña, volvió a hacer acto de presencia. «Mantente lejos de los pianos», advirtió Pete Bonnington al líder. «Nos preocupan los neumáticos delanteros», insistieron a Bottas.

Y no eran lágrimas de cocodrilo, así que colocaron a sus dos monoplazas el calzado más duro. Con casi ocho segundos de ventaja, nada parecía estorbar a Hamilton camino del triunfo. (D)

Digiqole ad
Paúl Herrera

Paúl Herrera

Artículos relacionados