Las cifras reales

 Las cifras reales
Digiqole ad

Por: León Roldós Aguilera

Son esenciales para el gobierno de Lasso. El ministro de Economía y Finanzas, Mauricio Pozo, el 29 de abril del 2021 expresó: “Vamos a dejar atendiendo compromisos de sueldos, tanto de abril y mayo, y negociado un crédito externo para cubrir las necesidades del primer mes”. También ha ofrecido atender otras obligaciones, bonificaciones y transferencias, en los días anteriores al 24 de mayo del 2021.

El posible ministro entrante, Simón Cueva Armijos, es de excelente formación, ética y experiencia. Podrá acceder a la realidad de las cifras y presentarlas al Ecuador con transparencia, sin escandalizar, ni ocultar la información a que acceda.

Habrá costos, lo más probable no presupuestados en el cien por ciento, que van a ser prioritarios, como son los relativos a la salud preventiva —la vacunación para intentar evitar la expansión de contagios de COVID-19 y la de vacunas pentavalentes, contra la difteria, tétanos, tos ferina, hepatitis B y Haemophilus influenzae; también la de la poliomielitis, para infantes— y la curativa, con calidad, en los establecimientos públicos. Lo primero es la vida y la salud.

En transferencias que debe realizar el Gobierno central y en lo contratado de endeudamiento público, incluyendo lo reestructurado, se conocen sus valores, pero hay un significativo endeudamiento con proveedores en claro/oscuro de información y verificación para su exigibilidad.

De los tiempos de Correa, en los que por decisiones, acciones o incumplimientos desde espacios de poder en el Ecuador —algunos casos por pataleta del gobernante— el país fue demandado en instancias en el extranjero, hay o podría haber fallos que tendrían costos de millones y millones de dólares.

El IESS, el Issfa y el Isspol se acercan a una severa iliquidez que puede imposibilitar sus prestaciones, por irrespeto a cálculos actuariales o falta o error de estos, más dispendio y corrupción, que podrían aproximarlos a un colapso.

Y hay rubros en que se modificarán significativamente las cifras, por normativa reciente. Es el caso de la ley reformatoria de la de Educación Intercultural, abril del 2021, para el nuevo escalafón docente, con base salarial no menor a los 2,5 salarios básicos (1.000 dólares) mensuales, con escala de 10 categorías; y la jubilación especial para maestros, por la cual, esta se daría con 300 aportaciones (25 años de servicio) y sin límite de edad. Decisiones de justicia, pero sin cálculos de financiamiento.

Y también el fallo de la Corte Constitucional de 28 de abril del 2021, que declaró inconstitucional la resolución 554 —agosto del 2017— del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), sobre la fórmula de cálculo de las pensiones jubilares. La ley señala que las pensiones jubilares deben equivaler a un promedio de las remuneraciones de los últimos cinco años, lo que generó el abuso de que el último año se elevaba significativamente la remuneración, a fin de incrementar el promedio. En el IESS, en lugar de denunciar el hecho y proponer una reforma legal, modificaron la fijación con un cálculo sobre las aportaciones, lo que acaba de quedar sin validez. ¿Cuánto valdrá el recálculo? (O)

Tomado de diario El Universo

Digiqole ad
Avatar

Columnista

Artículos relacionados