J.D. Villao “Desarrollaremos una nueva ruta que nos enlazará con Guayas”

 J.D. Villao “Desarrollaremos una nueva ruta que nos enlazará con Guayas”
Digiqole ad

José Daniel Villao, quien hace hincapié en la buena relación que existe con los alcaldes de los tres cantones que integran la provincia (dos de ellos, del mismo partido) tiene grandes retos por cumplir. No solo para fortalecer la agricultura, que necesita y tiene cómo ser explotada; sino para atender aquellas vías deterioradas que incluso conducen a sitios privilegiados y balnearios, que tampoco -por su condición- logran atraer al turista.

– La administración anterior se centró en mejorar la vías de la provincia. Sin embargo, algunas todavía requieren intervención. ¿Qué proyectos hay al respecto?

– Hay anillos y ejes viales que aún faltan de concretarse. Hay un circuito que en este momento conecta a las parroquias Manglaralto con Colonche y de la que aún falta un tramo por construirse y que lo vamos a hacer. Hemos concretado además con el prefecto del Guayas, Carlos Luis Morales, desarrollar la ruta sur, que nunca ha existido y no solo acortará distancias, sino que nos acercará al muelle de aguas profundas de Posorja, lo que será beneficioso.

– ¿De qué manera?

– El hecho de tener esa línea directa y siendo nuestras tierras tan fértiles como lo son, además de darle vida a vías que han estado por décadas abandonadas, nos permitiría invertir y exportar más. Cada provincia se encargará de desarrollar un tramo. Nosotros, el que va desde Chanduy hasta Engunga, que limita con Guayas; y desde allí, pasando por Puerto Engabao hasta General Villamil Playas, la otra provincia. La obra nos entusiasma, sobre todo porque evidencia que se pueden hacer trabajos en conjunto para unir vías que son de desarrollo y en zonas no explotadas. Con Manabí estamos pensando en hacer un proyecto similar.

– Pero, ¿qué hay del área urbana, donde existen también problemas?

– Allí también trabajaremos. Hemos solicitado al Banco de Desarrollo fondos para intervenir la vía La Libertad-Ballenita, que está saturada y es angosta. Vamos a crear una perimetral interna, un circuito que parta de la Terminal Terrestre Sumpa (Ballenita) y atraviese algunos barrios de Santa Elena y La Libertad para que también les dé vida. La Prefectura tiene la mirada puesta en este último cantón que lleva años reclamando obras. Ese fue el compromiso de la Prefectura ya en la administración anterior. De allí que también apuntamos a levantar un parque como el de Samanes en Guayaquil cerca de la Universidad Península de Santa Elena. Eso ayudará al turismo.

– El turismo, un sector que ha faltado potenciarse en parroquias como Ancón, que siendo el único lugar de la provincia que ha sido declarado Patrimonio Cultural, permanece abandonado.

– Hay una deuda histórica con Ancón, a quien hay que tratar de una forma diferente. Afortunadamente la Prefectura tiene una excelente relación con el alcalde de Santa Elena, Otto Vera, y los directivos de la Junta Parroquial de Ancón, con quienes se ha pensado ya en varios proyectos para el 2020. A Ancón hay que protegerlo y convertirlo en un punto turístico. Ya sea potenciándolo como el sitio ideal para hacer parapente y practicar surf, o la tierra de grandes deportistas (de allí salieron Alberto Spencer (+) y José Francisco Cevallos). Hay tanta cultura que se debe y va a explotar.

– En los Baños Termales de la comuna San Vicente, otro sitio privilegiado, también hay descuido. ¿Tienen previsto intervenir, aun cuando las mejoras del entorno son responsabilidad del Municipio de Santa Elena?

– De hecho, desde la administración anterior hemos venido mejorando la vía de acceso al sitio. Antes hubo intenciones privadas de generar un spa gigante, pero eso quedó allí hasta confirmar en qué situación se encuentra el agua. Una vez que tengamos los resultados, veremos qué se puede hacer. Pero sí, vamos a darle una regeneración total. Parecería que ha caído una bomba. Y lamentablemente no tiene las condiciones adecuadas para recibir al turista.

– ¿Faltó atención entonces antes por parte del Municipio?

– No hablaré de lo que pasó antes. Estoy concentrado solo en ver qué se puede hacer ahora, que hay fuerza de unidad entre los municipios, con los que además fortaleceremos la seguridad y haremos una sola marca de turismo.

– Es decir, que se promocionará de forma conjunta

– Así es. Antes se hicieron solo varios disparos al aire, cada institución lo hacía por su lado. Ahora nos promocionaremos como provincia, es lo que nos permitirá salir adelante.

– Y para ello, qué papel juega el aeropuerto. ¿Se lo reactivará?

– Queremos hacerlo, depende mucho del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, y para ello necesitamos asimismo un ancla, que en este caso sería Salinas, que busca reactivar los casinos para turistas en ese cantón. De hecho, ahora están analizando la idea de hacer una consulta popular para decidirlo. Pero con respecto al aeropuerto, estamos pensando en crear incluso una zona franca, que lo vuelva más atractivo. Debemos lograr, a través de diferentes gestiones, que la Península se vea sexy.

– La agricultura es otro tema importante. De hecho, fue una de sus propuestas de campaña.

– Jaime Roldós Aguilera decía que Santa Elena debía ser el granero de América y a eso apuntamos. ¿Cómo? Invirtiendo en 11 reservorios de 30.000 a 40.000 metros cúbicos de agua que provienen de la represa San Vicente que tiene 40 millones de metros cúbicos de agua para regar. Habrá, además, una inversión de $ 5’000.000, que ya la hemos conseguido, para llevar agua presurizada directo a las parcelas. Nosotros, además, vamos a crear la primera empresa pública de la producción, que permitirá crear productos elaborados con la fruta que salga del campo.

– ¿Sus planes incluyen acciones de remediación ambiental? Esto, teniendo en cuenta el nexo con las alcaldías y los casos de contaminación que hay, por citar un caso en Salinas, donde continúan las quejas por las aguas lluvias, que tienden a acumularse en ciertas calles, y van a parar al mar…

– Los temas de contaminación ya dependen de cada Municipio. Que podemos y vamos a ayudar, sí; pero son temas que se deben revisar, sobre todo por la parte financiera. En Salinas, por ejemplo, se debe hacer un circuito de alcantarillado de aguas lluvias para que puedan desembocar en la planta de tratamiento que está en Mar Bravo. La inversión bordea los $ 10 millones, el presupuesto anual que recibe el cantón es de $ 14 millones. Trabajar en eso implicaría entonces destinarlo todo a una sola obra y que beneficiaría solo a la parte céntrica de Salinas. Hay entonces que analizarlo.

En este punto, Villao, quien prevé hacer visible a la parroquia Anconcito a través de la construcción de un malecón y una explanada, a fin “de darle el sitio que se merece”, se refiere también a Montañita, donde todavía hay molestias por los malos olores. Él asegura que creará un plan para verificar qué o quiénes están contaminando y plantear soluciones inmediatas.

– Son varias las obras a las que apuntan. ¿Podrá ejecutarlas en su gestión? Cuentan con un presupuesto anual de $ 35 millones. ¿Será suficiente?

– Financieramente estamos bien, no tenemos deudas con nadie. Todos los proyectos de hecho tienen financiamiento. Nos endeudaremos solo cuando sea necesario.

Fuente : Expreso

Digiqole ad

Artículos relacionados

Leave a Reply