Iván Márquez, ex número dos de las FARC, anuncia que retoma las armas

 Iván Márquez, ex número dos de las FARC, anuncia que retoma las armas
Digiqole ad

El que fuera número dos de la guerrilla colombiana de las FARC, alias Iván Márquez, cuyo paradero se desconoce desde hace más de un año, ha reaparecido este jueves en un vídeo junto con otros ex líderes del grupo colombiano para anunciar «una nueva etapa de lucha» armada.

«Anunciamos al mundo que ha comenzado la segunda Marquetalia (lugar de nacimiento de las FARC hace más de medio siglo) bajo el amparo del derecho universal que asiste a todos los pueblos del mundo de levantarse en armas contra la opresión», afirma Márquez en el vídeo divulgado en Internet en el que aparece al lado de una veintena de hombres armados con fusiles.

Entre quienes le acompañan se puede ver a Seuxis Paucias Hernández, alias Jesús Santrich y a Hernán Darío Velásquez, alias El Paisa, que hace meses dejaron de cumplir sus compromisos con la Justicia Especial para la Paz (JEP).

SOS SOBRE UN NUEVO CONFLICTO ARMADO

Bogotá (EFE).- la Fundación paz y Reconciliación ya advirtió este miércoles de que en Colombia se estaba «incubando un nuevo conflicto» armado pese a la reducción general de los indicadores de violencia. En la presentación del informe La seguridad en Colombia a un año del gobierno de Iván Duque, el director de la Fundación, León Valencia, alertó de la necesidad de detener a los grupos armados que hay en el país golpeándolos «discriminadamente y de manera inteligente».

Además, propuso que también se les plantee la posibilidad de abrir «caminos de sometimiento a la Justicia» o de una salida negociada de su violencia. Según explicó, en este momento «hay unos leños prendidos» en Colombia a los que considera que Duque, que cumplió un año de gobierno el pasado 7 de agosto, «le está echando gasolina» en lugar de agua, puesto que «no los está tratando para minimizarlos».

El primero de esos focos lo constituyen las disidencias de las FARC, tanto «la política como la armada». La primera la formaron los ex guerrilleros que no se acogieron al proceso de paz, mientras que la segunda la lideran varios antiguos líderes, como Iván Márquez o Jesús Santrich que se encuentran actualmente en paradero desconocido y que han dejado de lado el proceso de paz.

«Si se juntan esas dos (disidencias) el incendio crece, porque les dan un fundamento político a una gente que está en el narcotráfico y la delincuencia común», destacó Valencia después de advertir de que si esa alianza se fragua podría renacer una nueva guerrilla el año próximo.

El segundo foco lo constituye la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN). Las negociaciones de paz con ese grupo están oficialmente suspendidas, aunque se consideran rotas desde que en enero mataron en Bogotá a 22 cadetes de Policía en un atentado contra la Escuela Francisco de Paula Santander.

En opinión de Valencia, los diálogos se rompieron sin que el Gobierno tuviera «un plan B real para confrontar al ELN» y desde entonces «no le han hecho nada» a esa guerrilla, de la que él mismo formó parte hace más de tres décadas.

Además, «se está expandiendo y está obteniendo más dinero», mientras cuenta con un «apoyo importante de los sectores de las fuerzas militares en el otro lado de la frontera de Venezuela«, por lo que pueden cruzar la línea limítrofe con toda facilidad.

A esos dos grupos se suma el Clan Del Golfo, la principal banda heredera del paramilitarismo, que durante el Gobierno de Juan Manuel Santos intentó un proceso de negociación para someterse a la Justicia y que se hace llamar Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC).

En ese momento, dentro del grupo había «una confrontación interna enorme», pero ahora «se ha recompuesto el Clan del Golfo» y «se cortó toda posibilidad de sometimiento a la Justicia», añadió. «Esta fuerza ha logrado recomponer su conducción, su retaguardia en (las regiones de) Urabá y Córdoba y está expandiéndose por muchos sitios mediante la fórmula de outsorcing, que es pactar con otros grupos locales», aseguró Valencia.

Además, han formado alianzas que suponen «un factor perturbador» con los carteles mexicanos, lo que constituye «un cóctel explosivo enorme».

Digiqole ad

Artículos relacionados

Leave a Reply