Indígenas colombianos ‘enjuician’ a Sebastián de Belalcázar y derriban su estatua

 Indígenas colombianos ‘enjuician’ a Sebastián de Belalcázar y derriban su estatua
Digiqole ad

Los misak repudian los actos cometidos por Sebastián de Belalcázar, fundador de Cali y Popayán, y le endilgan delitos, como genocidio, desaparición forzada, despojo y acaparamiento de tierras que eran parte de la Confederación Pubenence, en la época de la Conquista, región donde están Cauca y Popayán. Le hicieron juicio y la sentencia fue ‘decapitar’ la imagen y derribar el monumento.

También lo señalan que Belalcázar ejerció torturas por medio de técnicas de empalamiento y ataques con perros asesinos a los «fuertes guerreros pubenences y asesinatos del taita Payán, Taita Calambas y Taita Yasguén», informa eltiempo.com.

Inclusive, se refieren al conquistador como Sebastián Moyano y Cabrera, alias Sebastián de Belalcázar. 

También lo señalan y lo juzgaron, así esté muerto, de hurto del patrimonio cultural y económico de la herencia pubenence con repartición arbitraria de tierras, además de esclavitud por medio de la institución de encomiendas.

La escultura con la imagen del conquistador Belalcázar quedó sin cabeza.
La escultura con la imagen del conquistador Belalcázar quedó sin cabeza.


El conquistador español también fue señalado de despojo forzado del Nupiro, como el gran territorio pubenence, así como violación de mujeres. 

Este juicio particular se cumplió en la zona de La María de Piendamó, en el norte caucano, desde donde se emitió la sentencia del desplome.



Los misak exigen al Estado colombiano «la reparación histórica en tiempos de racismo, discriminación, feminicidios, corrupción y asesinatos de líderes sociales».  (I)



Los misak exigen al Estado colombiano «la reparación histórica en tiempos de racismo, discriminación, feminicidios, corrupción y asesinatos de líderes sociales».  (I)

Digiqole ad
Paúl Herrera

Paúl Herrera

Artículos relacionados