Hong Kong vuelve a la calle y da la «última oportunidad» a Lam

 Hong Kong vuelve a la calle y da la «última oportunidad» a Lam
Digiqole ad

Una marea humana volvió a llenar las calles de Hong Kong en una clara muestra de que la exigencia de reformas democráticas sigue muy viva, a pesar de los largos seis meses de protestas. Unas ochocientas mil personas, según los organizadores, se manifestaron este domingo por el centro de Hong Kong con el objetivo de dar una «última oportunidad» al Gobierno de Carrie Lam para que dé respuesta a cinco demandas, entre las que se incluyen elecciones por sufragio universal.

La marcha, que ha recorrido la isla desde el parque Victoria al centro financiero, fue pacífica y festiva durante la tarde. Por la noche se produjeron algunos enfrentamientos entre policía y manifestantes, pero por primera vez en meses no hubo cargas policiales con gases lacrimógenos y pelotas de goma. Grupos de radicales atacaron las sedes del Tribunal Supremo y el de Apelación, sin causar daños graves. También se destrozaron algunas tiendas, sucursales de bancos chinos y varios locales de la cadena de café Starbucks. No es la primera vez, y el motivo es que las franquicias son administradas por el grupo local Maxim’s, que se ha posicionado a favor de Pekín.

La aplastante victoria electoral del movimiento prodemócrata en las elecciones locales del 24 de noviembre no parece ser suficiente para desactivar el movimiento de protesta. Y la escalada de violencia que se ha visto durante los numerosos disturbios, con actos vandálicos en la red de transporte, de momento no desmotiva a la población, que sigue apoyando las concentraciones.

La manifestación de ayer estaba organizada por el Frente Civil de Derechos Humanos, la entidad que ha convocado las concentraciones más multitudinarias y también las más pacíficas.

Manifestación autorizada

Era la primera que se autorizaba desde mediados de agosto y era una fecha simbólica, el día antes de que se cumplieran seis meses del inicio de las protestas. El 9 de junio, más de un millón de personas se manifestaron contra la aprobación de una ley de extradición a China. Hoy se ha convocado una huelga general que pretende paralizar el transporte público para que sea más efectiva.

En este tiempo, el movimiento antigubernamental ha logrado la retirada de la ley, pero el Ejecutivo se niega a negociar las otras peticiones: una investigación independiente de la violencia policial, la amnistía para los detenidos, que no se califiquen como disturbios las manifestaciones, ya que comporta penas de hasta diez años de cárcel, y elecciones por sufragio universal.

En este medio año también se ha visto cómo se deterioraba la imagen de la policía, debido a un criticado uso excesivo de la violencia y a la utilización de pelotas de gomas y gases lacrimógenos de forma indiscriminada. Prueba de ello es que las redes sociales han puesto en duda la veracidad de la información suministrada por la policía que anunciaba haber incautado una pistola semiautomática durante la detención de 11 presuntos activistas de un comando violento.

La Voz de Galicia

Digiqole ad

Artículos relacionados

Leave a Reply