En Argentina se pide iniciar el proceso para llevar a los altares a Eva Perón

 En Argentina se pide iniciar el proceso para llevar a los altares a Eva Perón
Digiqole ad

La icónica Eva Perón, o mayormente llamada ‘Evita’, podría llegar a los altares como beata de la Iglesia Católica. Quien una vez se opuso rotundamente a que en las partidas de nacimiento se les marcara un humillante “bastardo” a aquellos hijos que nacieran fuera del matrimonio, ahora, a más de 100 años de su nacimiento, estaría cerca de iniciar el proceso de beatificación, señala la agencia AFP.

Y aunque no alcance tan alto cargo dentro de la religión católica es posible que Evita ya sea santa: Eva Perón Santa del Pueblo. O al menos eso creerían quienes desde su auge como esposa del presidente argentino Juan Domingo Perón la recuerde como una mujer entregada a los pobres, a los desposeídos, a los “descamisados” (trabajadores).

La idea de beatificarla no es nueva. Desde su muerte el 26 de julio de 1952 hubo quienes se dieron a la tarea de lograr su beatificación y posible canonización. Tal empresa no ha sido sencilla, y hasta ahora los intentos no han sido fructíferos.

No obstante, la Confederación General del Trabajo de Argentina publicó este 30 de octubre de 2019 un comunicado en el que pidió al cardenal y al arzobispo de Buenos Aires la solicitud para que se inicie el proceso de beatificación de ‘Evita’. “Solicitamos que nuestra Iglesia acompañe el sentir popular y la coloque en los altares oficiales para felicidad de nuestros fieles y santos”, indicaron.

Los procesos de la iglesia para admitirla como candidata y llevarla finalmente a la beatificación tienen sus propias reglas y tiempo, pero la fe no es algo regido exclusivamente por las religiones. Basta visitar la tumba de Eva Perón en el Cementerio de la Recoleta para constatar cómo fieles de todo el mundo acuden hasta su mausoleo para orarle y pedirle favores.

Decenas de personas idolatran la imagen de Eva Perón.

Es tanta la admiración y respeto hacia Eva Perón que incluso se comercializan –no oficialmente- estampitas con su rostro rodeado de un resplandor dorado que, al darles la vuelta, contienen una oración.

La venta de pequeñas estatuas de la exprimera dama hacen perder un poco la claridad de si existen por un tema de memoria histórica o por veneración religiosa. Evita, de cualquier forma, está grabada en los argentinos.

‘Evita’ se destacó, entre muchas otras cosas, por su defensa por los derechos de los trabajadores argentinos y por la lucha de los derechos políticos y de sufragio de la mujer. Acompañó a su esposo, el expresidente Perón, tanto en las buenas como en las malas. Fue fuertemente criticada en su época por haber sido actriz de radio y cine, y también por su carácter fuerte y emocional.

María Eva Duarte de Perón falleció como consecuencia de cáncer de cuello uterino el 26 de julio de 1952. Poco antes de morir había aceptado postularse como vicepresidenta a la república, candidatura que luego tuvo que rechazar por sus complicaciones de salud. Escribió un libro llamado ‘La Razón de mi vida’, el cual trata de su compromiso con la lucha social en la Argentina y su relación amorosa y política con Juan Perón.

Fotos, retratos, esculturas con la imagen de Eva Perón.

¿Cómo es el proceso para que ‘Evita’ Perón alcance los altares?

De acuerdo con el portal especializado en religión católica Aciprensa, el proceso para que Eva Perón –y cualquier otro fiel- alcance los altares es el siguiente:

  1. El obispo diocesano y el postulador de la causa piden iniciar el proceso de canonización. Deben presentar ante la Santa Sede un informe sobre la vida y las virtudes de la persona.
     
  2. Se estudian testimonios y escritos hechos por el “siervo” y tras un proceso de análisis, debate y corroboración se lleva hasta el papa, quien firmará un decreto declarando “heroicidad y virtudes” del postulado.
     
  3. Para que el “siervo” sea nombrado “beato” primero se debe comprobar que es venerable: contar con una lista con las gracias y favores pedidos a Dios por los fieles por intermedio del “venerable” y, el paso más difícil de todos, comprobación de un milagro atribuido a su intercepción.
     
  4.  Si el milagro es corroborado por diferentes expertos (teólogos y médicos) el caso escala hasta el papa, quien aprueba el decreto de beatificación.
     
  5. Finalmente, una vez el sirvo declarado beato, puede llegar a los altares como santo siempre y cuando se compruebe un segundo milagro. (I)
Digiqole ad

Artículos relacionados

Leave a Reply