Elecciones sin Correa

 Elecciones sin Correa
Digiqole ad

Sebastián Mantilla

Una vez que ha sido negado el recurso de casación al ex presidente Rafael Correa y 16 imputados de parte de la Corte Nacional de Justicia en el caso Sobornos, el escenario electoral comienza a definirse en Ecuador.

A más de que este fallo ha sido muy positivo para el sistema de justicia, ya que comienza a dar signos de convalecencia e independencia, la ratificación de la sentencia y de la culpabilidad en uno de los tantos actos corrupción cometidos por el expresidente, tiene un efecto determinante. Es el fin de Correa y su movimiento.

En primer lugar, el numeral 2 del Art. 113 de la Constitución inhabilita de por vida a actuar en política a quienes hayan recibido sentencia condenatoria ejecutoriada por actos de corrupción.

En segundo lugar, pese a que Correa trata de mantenerse activo en redes sociales, el hecho de que no pueda estar en la papeleta representa mucho. El triunfo del peronismo en las elecciones pasadas en Argentina posiblemente no se hubiese dado si no terciaba en los comicios la ex mandataria Cristina Fernández de Kirchner. No sé si ahora el señor Arauz y los seguidores de Correa van a continuar con los actos cómicos y grotescos de presentar al expresidente en una tablet de manera virtual.

En tercer lugar, si uno mira lo que ha sido en América Latina y el mundo el fenómeno del populismo, el correísmo sin la presencia física de su caudillo tendrá menor impacto. Sin embargo, habría que ver qué es lo que sucede en realidad tomando en cuenta que en la próxima campaña electoral van a tener un peso importante las redes sociales, medio en el que el correísmo está mucho más preparado que otras fuerzas políticas.

Más allá de esto hay que reconocer que todavía a nivel nacional el correismo tiene apoyos. No solo porque esta tendencia se convirtió en una especie de religión (como una fe que se profesa y no se discute racionalmente) sino también porque los candidatos y partidos existentes no han podido volverse en una alternativa para amplios sectores de la sociedad.Si uno de los temas que más preocupan a los ecuatorianos es la corrupción, una vez que se ha demostrado que Correa ha sido hallado culpable (como autor mediato por instigación), ¿esto le va a restar votos al candidato de esta tendencia?

Aunque luego de este fallo judicial el escenario electoral tiende a esclarecerse, todavía no están jugadas todas las cartas. Más que beneficiar a los candidatos conservadores o de derecha, se abre la oportunidad para que uno de los candidatos de la centro-izquierda o izquierda pueda ocupar ese espacio que ha dejado libre Correa. También para los candidatos marcadamente populistas.

Dependerá mucho entonces de las soluciones que planteen los candidatos a los problemas agudizados por el covid-19, particularmente los relacionados con el desempleo, el deterioro de los indicadores sociales y el aumento de la corrupción. Pero también de cómo construyan un mensaje o un relato convincente que conecte emocionalmente con el electorado.

Tomado de diario El Comercio ec

Digiqole ad
Avatar

Columnista

Artículos relacionados