El privilegio de María de Lourdes

 El privilegio de María de Lourdes
Digiqole ad

Por: Jessica Jaramillo

El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer se dice fácil, montar un acto político sigue siendo fácil, mientras el resto del año la inercia, la desidia, la injusticia es connatural a las oficinas públicas que deben atender a mujeres, niñas y niños violentados.

De acuerdo a las cifras de Fundación Aldea, en el Ecuador existe un femicidio cada 44 horas, este año 172 mujeres han sido asesinadas, la mitad de ellas eran madres y 161 menores han quedado en la orfandad.

Cada día, las llamadas de auxilio se multiplican y la violencia es más cruel. Sin embargo, las autoridades se conforman con actos conmemorativos, fotos en redes sociales, y siguen sin provocar cambios estructurales para nuestra sociedad.

Lo más grave es que precisamente el 25 de Noviembre desde Carondelet, María de Lourdes Alcívar nos ha culpado de la violencia machista, nos ha dicho que no nos damos a respetar, que solo importa nuestra labor reproductiva y le faltó poco para llamarnos provocadoras. La Primera Dama habla desde sus privilegios, niega el machismo e incluso el abuso sexual dentro de la familia. Ella, asumo, jamás ha sentido la violencia, ni un embarazo no deseado ni un aborto clandestino.

Sus frases desatinadas y fuera de la realidad son una afrenta a las miles de víctimas que violadas y ultrajadas son obligadas a parir como castigo por “permitirlo”.

Cada acto de violencia es la expresión de la profunda desigualdad. La exclusión y la intolerancia contra lo femenino y feminizado ha provocado que nos impidan entrar a iglesias. En pleno siglo XXI, nuestra sociedad es una colonia llena de prejuicios y lo peligroso es que ciertos politiqueros asumen como bandera de lucha la transfobia, misoginia y discriminación.

Por esta razón hoy más que nunca, las mujeres debemos seguir luchando por un mundo equitativo e igualitario. Hoy cobran vigencia las palabras de Minerva Mirabal, Si me matan, sacaré los brazos de la tumba y seré más fuerte«.

Tomado de diario El Telégrafo

Digiqole ad
Avatar

Columnista

Artículos relacionados