El papa pide perdón por dar un manotazo a una mujer que lo agarró del brazo:

 El papa pide perdón por dar un manotazo a una mujer que lo agarró del brazo:
Digiqole ad

El papa despidió el 2019 de forma un poco abrupta. El martes, día 31, Francisco había oficiado la última misa del año en el Vaticano y visitaba el pesebre que habían instalado en la plaza de San Pedro. Pero el argentino aprovechó para acercarse a los fieles que esperaban detrás de las vallas. Comenzó a saludar a adultos y niños con una sonrisa. Y dio media vuelta para marcharse. Entonces una mujer que acababa de persignarse lo agarró de la mano de forma brusca, haciendo que volviera a girarse. La expresión de Bergoglio cambió de forma radical. El papa no disimuló su enfado y no dudó en darle un manotazo a su captora para liberarse de ella. Las imágenes dieron la vuelta al mundo durante el final del año y el arranque del 2020.

Como se aprecia en el vídeo, los agentes de seguridad se han acercado hasta las inmediaciones de las vallas, pero no han tenido que intervenir para ayudar a Francisco, de 83 años. El argentino pidió disculpas públicamente este miércoles por lo ocurrido el 31. «Muchas veces perdemos la paciencia, también yo. Pido perdón por el mal ejemplo», señaló Francisco desde la ventana del palacio apostólico y momentos antes del rezo del Ángelus.

Las imágenes han generado polémica y el debate se ha expandido por las redes. Unos destacan que la mujer actuó mal con el pontífice, apuntando que casi le hace perder el equilibrio al agarrarlo y dar un tirón cuando se marchaba. Otros consideran que, debido a su posición, Bergoglio debería haber reaccionado mejor y agregaron que su actitud no beneficia para nada la imagen de la Iglesia ni de su papado. Incluso hubo algunos que recordaron que la ira es uno de los pecados capitales. Las disculpas públicas fueron recibidas de buen grado.

El papa ofició este miércoles la primera misa del año en la basílica de San Pedro del Vaticano. En su homilía condenó la violencia y las humillaciones que sufren las mujeres. Después acudió al palacio apostólico vaticano para rezar el Ángelus junto a los congregados en la Plaza de San Pedro y aprovechó la ocasión para disculparse por su reacción con una mujer que le agarró el martes fuertemente la mano con la intención de saludarlo e incluso le zarandeó levemente.

Fuente: Reuters

Digiqole ad

Artículos relacionados

Leave a Reply