‘El juego del calamar’ y el reclamo de una maestra por la actitud de sus alumnos tras ver la serie surcoreana

 ‘El juego del calamar’ y el reclamo de una maestra por la actitud de sus alumnos tras ver la serie surcoreana
Digiqole ad

Ciertamente, ‘El juego del calamar’ se ha convertido en un fenómeno internacional desde su estreno en Netflix. La serie se convirtió en la más vista en la historia de la plataforma, pero hay aspectos que no se han tomado en cuenta en su éxito y es que muchos de los que la vieron han sido menores de 16 años, como indica la advertencia de edad. Una maestra de España hizo un reclamo respecto a esto.

“Nos dimos cuenta hace un par de días que los niños de 8 y 9 años (3°-4° de Primaria) estaban jugando a lo que en apariencia parecía el juego de Un, dos, tres, pollito inglés. Al fijarnos mejor vimos que se trataba del juego Luz rojal, luz verde de la serie ‘El juego del calamar’”, inició la docente en Twitter.

“A los que la hemos visto nos recorrió un escalofrío por el cuerpo”, continúa la maestra bajo la cuenta de @Piruletadementa. “A partir de ahí, decidimos indagar hasta donde llegaba el tema y de forma aparentemente casual preguntamos en clase qué película o serie habían visto últimamente”.

Los responsables serían los padres
Como era de esperarse, el exitoso título surcoreano fue nombrado varias veces y, al consultar quiénes la habían visto, más de la mitad respondió que lo hizo. Pero más allá de la sorpresa de que niños de 8 o 9 años fueron testigos de las escenas, lo que consternó a la docente fue las condiciones en que sucedió.

“Al preguntar cómo la habían visto, la mitad dijo que la había visto solos en su móvil. La otra mitad la han visto ¡CON SUS PADRES!”, contó indignada la profesora de Primaria. A aquella declaración le siguió una extensa crítica de cómo es que “padres y madres aparentemente normales ven lógico ver esta serie sentados en el sofá junto a su hijo de esa edad”.

Sus siguientes palabras fueron enfocadas a puntualizar cómo los tutores de sus alumnos permitían que los menores tengan un teléfono o dispositivo con conexión a Internet con tal de que estén callados. “No nos pagan para aguantar tanta estupidez e irresponsabilidad. Haced de padres y madres. Cumplid con vuestra parte”, sentenció; eso sí, acompañado de alguna que otra palabra subida de tono.

Fuente: El Comercio Perú

Digiqole ad
Avatar

Rafaela Mera

Artículos relacionados