El coronavirus avanza mucho menos de lo que se esperaba con aumento de test

 El coronavirus avanza mucho menos de lo que se esperaba con aumento de test
Digiqole ad

La epidemia de coronavirus ha sumado este jueves otros 4.635 contagios y 440 nuevos fallecimientos, unas cifras que, sin embargo, están por debajo de lo que esperaban los expertos sanitarios, que preveían que, con el incremento de las pruebas diagnósticas, el avance iba a ser mucho mayor.

Desde aquel primer caso el 31 de enero, el virus ha dejado en España 213.024 positivos confirmados, lo que le sigue situando como el segundo país del mundo detrás de Estados Unidos y el primero en Europa; y también 22.157 víctimas mortales, la mayor cifra después de la de Italia, que rebasa los 25.000.

Eso de acuerdo con los datos del Ministerio de Sanidad, que continúa informando de las muertes producidas en hospitales, porque si se atiende al nuevo recuento que desde ayer hace la Comunidad de Madrid, que ha empezado a sumar el total de fallecidos con COVID-19 confirmada o con sospecha de haberla contraído, el número se incrementa en 6.347.

Según los datos de esta región, y como ya empezó a hacer Cataluña, a las 7.684 muertes contabilizadas por el Ministerio en ella hay que añadir 5.558 fallecidos en residencias, 769 en domicilios y 20 en otros lugares.

Un sistema de recuento que no ha parecido «mal» al director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, siempre y cuando diferencie en su informe entre los casos confirmados y que se sabe que realmente han muerto por la enfermedad y los que está dando como posibles, sospechosos o hipotéticamente infectados.

Los 4.635 nuevos casos de hoy, entre los que hay 1.202 profesionales sanitarios más que la víspera, que ya suman 34.355, el 16,12 %, suponen un avance del virus del 2,2 % en 24 horas, dos décimas más que ayer.

«Sabíamos que íbamos a tener un incremento, pero ha sido mucho menor de lo esperado», ha asegurado el epidemiólogo, quien ha insistido en que la aceleración de hoy es «mucho menor» de lo que cabía calcular, porque gran parte se debe a que cada vez se hacen más pruebas diagnósticas.

De los 4.635 casos, 1.656 han sido confirmados por pruebas serológicas y 3.052 por PCR, que son el tipo de diagnóstico más comparable al que se ha venido haciendo en semanas anteriores como la pasada, cuando los positivos notificados en 24 horas oscilaban por los 5.000.

De los totales desde el primer caso, 191.389 han sido confirmados por PCR, que es también la prueba más fiable para detectar el virus, y 12.830 por test de anticuerpos.

Además, se han notificado 1.511 casos con anticuerpos positivos asintomáticos cuando se les hizo la prueba, y por ello no se puede establecer el momento en que estas personas se contagiaron ni si han padecido o no la enfermedad.

No obstante, como siempre hace, ha advertido de que «todo hay que interpretarlo con mucho cuidado» porque desde hace unos días, el incremento de las pruebas serológicas ha provocado ciertas «distorsiones en las series».

Mientras, aunque el número de víctimas mortales en 24 horas es de cinco más que el miércoles, cuando fueron 435, el incremento apenas se mueve del 2 % en el que ha estado toda la semana y la letalidad en España (10,4 %) está muy por debajo de la de otros países europeos como Francia, donde es del 17,9 %.

«Son más de los que nos gustaría -ha lamentado Simón- pero a lo largo de la semana nos seguimos manteniendo en el rango de los 400, y la anterior en el de 500 y pico. Incluso en la serie de fallecidos también vamos viendo que las tendencias a lo largo del tiempo van bajando».

También siguen incrementándose las altas que, con otras 3.335 personas que se han curado en 24 horas, alcanzan las 89.250, el 41,8 % de todos los que han contraído el virus.

En este intervalo de tiempo, 867 personas (105 menos que el miércoles) han sido hospitalizadas: casi la mitad (352), y como ha venido ocurriendo toda la semana, en Cataluña; otras 52 han sido ingresadas en las unidades de cuidados intensivos, 18 de ellas en esta misma comunidad.

Todo ello ha permitido decir a Simón que «la epidemia va mejor de lo que pensábamos».

El director del CCAES ha admitido que «es posible» y «muy seguro» que en España se hubieran dado casos asintomáticos que no detectaron las autoridades sanitarias. Lo ha hecho al ser preguntado por el estudio firmado por científicos del Instituto de Salud Carlos III, que indica que el coronavirus pudo haber estado presente en nuestro país desde mediados de febrero.

«Es posible y es muy seguro que en España hubiera casos asintomáticos que se nos escaparon. No hubo claramente un paciente cero porque sabemos que el incremento en marzo se debió a la entrada de varios casos. No llegó un caso solo, eso es obvio», ha reconocido.

Con todo lo sucedido desde entonces, lo cierto es que dos meses después, la epidemia sigue en fase de estabilización, y su evolución ha permitido que el próximo domingo, los menores de 14 años puedan salir por fin a pasear una hora al día, desde las nueve de la mañana y hasta las nueve de la noche, acompañados de un adulto, a un máximo de un kilómetro de sus casas y con sus propios juguetes.

Unas condiciones muy distintas a las que explicó el Gobierno el martes pasado cuando anunció el alivio del confinamiento para los más pequeños, restringiendo su movilidad a la de acompañar a sus padres a hacer recados.

A ellos se ha dirigido el vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, para pedirles perdón porque el Ejecutivo ha «cometido errores» y porque «no ha sido claro» al explicar cómo van a poder salir del confinamiento, por lo que las criticas recibidas fueron «razonables».

En cuanto sea posible, también se aliviarán las condiciones para los mayores, según ha asegurado en el Congreso el ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien ha indicado que, aunque no estamos aún en fase de desescalada, «estamos saliendo del túnel».

Lo que ha hecho ya el Ministerio de Sanidad es cesar el suministro de mascarillas con el proveedor de las mascarillas defectuosas de la empresa Garry Galaxy, de forma que va a adquirir estos productos a partir de ahora a través de otras empresas autorizadas por el Gobierno chino.

Este asunto ha seguido levantando la indignación de los profesionales sanitarios, que han exigido que se les realicen a todos ellos test de coronavirus, así como los máximos posibles al resto de la población.

Fuente: EFE

Digiqole ad

Artículos relacionados

Leave a Reply