El bocado de Luis

 El bocado de Luis
Digiqole ad

Ruth Del Salto (columnista)

¡Contra todo pronóstico! La selección andina más criticada de la Copa América dio la sorpresa el sábado y eliminó al más veces campeón de América.

Desde los doce pasos, Perú superó a Uruguay y disputó el clásico contra Chile en semifinales.

La verdad, después de ver el que sería el último partido para los uruguayos en la Copa América 2019, me quedé algo preocupada por la reacción de Luis Suárez, el delantero más temido, el mordedor más famoso del mundo.

Apreciado Luis: Tomémoslo con calma. Opino igual que tú… la vida en ocasiones nos revuelca, es injusta y en este partido, la atajada de Gallese a tu tiro penal fue un terremoto de sensaciones.

En este torneo tu nombre pasará a la historia por dos reacciones totalmente contrapuestas que generaste en tu hinchada. Primero gritaron desaforadamente porque marcaste el gol que luego el despiadado árbitro asistente de video mejor conocido como VAR desvalorizó por dizque “posición adelantada”. Luego, fallaste. ¡Nada que hacer! Eso de los penaltis, ni fácil ni suerte.

Para Pelé marcar con penalti es una manera muy cobarde de golear, pero para Di Stéfano, marcar un gol es como hacer el amor, sea como sea.

Cuando se terminó el partido, lo primero que se me vino a la cabeza fue la escena que protagonizaste con el italiano aquel Chiellinni, cuando le enterraste los grandes, grandes dientes, como sorprendida lo diría hasta la misma Caperucita Roja.

Que los humanos se muerdan entre sí no es tan raro, Luis. De hecho, un estudio serio de salud en Estados Unidos arrojó que los mordiscos de humano son el tercer tipo de mordeduras más atendidas en la sala de emergencias, después de las de perros y gatos. Estos no han sido buenos días para ti pero, por favor, no te vayas a trasformar en vampiro y vayas por ahí descargando tu frustración.

Demostrar nuevamente tu fanatismo por la saga de Crepúsculo deshonraría los méritos absolutos que tienes como un excelente jugador, porque lo eres sin duda.

El fin de semana pasado muchos te vieron como el villano, pero hay que superar este mal trago, este mal bocado. Ya lo dice el viejo y conocido refrán “Azote y mordedura mientras duela dura”.

Mejor darse aliento y ánimo mutuamente, llama a tu amigo Messi, quien no le pega una bajo la elástica albiceleste, y mientras eso sucede, todo lo que no sea salir campeón puede llamarse ‘decepción’.

Pero ese es el fútbol, para Messi jugar con su selección siempre obliga a aspirar a lo más alto y ese ansiado gran título sigue sin llegar para el ‘10’ y sus secuaces.

Te abrazo, Luis, pero con cierta distancia por si acaso, vendrán épocas muchísimo mejores,

Ruth.

Digiqole ad

Artículos relacionados

Leave a Reply