Detrás del Poder

 Detrás del Poder
Digiqole ad

Gabriel Hidalgo Andrade (columnista)

En esta semana renunció Santiago Cuesta. Da igual si lo quiso o no. Lo que cuenta es que el exhombre fuerte del Gobierno se fuera precisamente ahora. ¿Quién logró su salida y a quién beneficia?

En sus postrimerías, Cuesta se refirió a María Paula Romo, ministra de Gobierno, como posible presidenciable por el oficialismo, dando a entender una sociedad entre ambos. Un escenario, en estas circunstancias, es que este frente oficialista resultara perjudicado con la salida del consejero presidencial. Otro escenario es que Cuesta, al anticipar su salida, haya intentado evitar su deceso acercándose al sector que admitió su salida. Esto suena más verosímil.

Parece haber pocos grupos de trabajo en Carondelet. El mismo grupo, el de la ministra Romo, amenazado con dos juicios políticos, prefirió acercarse a uno de los partidos en la oposición. El resultado fue la suscripción de un acuerdo en materia de seguridad que es una de las permanentes demandas socialcristianas. Otro sector, afín a corporativos de la comunicación, enfrentó las acusaciones de un Cuesta desencajado que intentó contraatacar con inculpaciones personales. La respuesta fue la publicación de una montaña de información que puso en predicamento al consejero por sus vínculos inapropiados con empresarios petroleros en negocios con el Estado.

El consejero de Gobierno renunció en la noche del lunes pasado. En la mañana del mismo día, tal vez pronosticando este suceso, Jaime Nebot, la figura más influyente del socialcristianismo, anunció sus discrepancias con la privatización de las empresas del Estado. Lo hace a pocas semanas de confesarse partidario de la despenalización del aborto en los casos de violación y crítico a las multilaterales de crédito. Así es como buscar acercarse al centro del espectro ideológico en un momento de entendimiento entre los sectores de Carondelet.

Este entendimiento dará los candidatos y las reglas. El presidente Moreno mira complacido. Nunca estuvo más seguro que ahora.

Tomado de Diario el Telégrafo

Digiqole ad

Artículos relacionados

Leave a Reply