¿Cuál fue la verdad que se llevó a la tumba el exjefe del Cartel de Cali Gilberto Rodríguez Orejuela?

 ¿Cuál fue la verdad que se llevó a la tumba el exjefe del Cartel de Cali Gilberto Rodríguez Orejuela?

El narcotraficante Gilberto Rodríguez Orejuela, uno de los grandes capos colombianos del cartel de Cali que se enfrentó a Pablo Escobar, ha muerto en un hospital de Carolina del Norte después de pasar casi 20 años en una cárcel estadounidense.

Digiqole ad

El exjefe del Cartel de Cali alborotó el avispero con una carta que envió desde su prisión. Aseguró que iría a hablar a ese organismo, pero falleció este miércoles.

Gilberto Rodríguez Orejuela falleció en Estados Unidos, según se conoció este miércoles. El exjefe del cartel de Cali había sido protagonista de una enorme polémica cuando por medio de una carta destapó nuevamente el escándalo del proceso 8.000 en el país.

“Respetados señores: Antes que todo, quiero agradecer la invitación que me hacen a participar de manera libre y voluntaria con mi testimonio para contribuir al esclarecimiento de la verdad, en la dinámica del conflicto armado en Colombia. En particular, en relación entre el conflicto armado, la producción y la comercialización de drogas ilícitas y el lavado de activos”, dice la carta.

Pero Rodríguez les hace una advertencia a los comisionados: “a través de mi hija Alexandra les hice saber a ustedes que yo no iría a la Comisión de la Verdad, ni como víctima, ni como victimario directo, sino como un ciudadano colombiano conocedor del problema de violencia y corrupción que ha sufrido el pueblo colombiano, alimentado por los dineros del narcotráfico”, se lee en el documento conocido por SEMANA, medio de donde tomamos esta información.

“Soy consiente que todos los que hemos tenido alguna relación con el poder político, económico o militar tenemos la mayor culpabilidad de la tragedia que ha vivido el pueblo colombiano, en los últimos cincuenta años. Por lo tanto, ir ante ustedes a contribuir con mi culpa, y con lo que sé de lo que sucedió en Colombia con la verdad histórica, es un imperativo moral que me obliga, como colombiano, como ser humano y como hijo de Dios”. Y agrega, “También soy consiente de que este ejercicio, aparentemente noble, si no se hace con absoluta humildad sincera, sin condiciones, es un ejercicio inútil”.

Por último, Gilberto Rodríguez hace una petición: “Finalmente, y solo para aclarar algunas insinuaciones periodísticas que han aparecido, solo aspiro a dos cosas: que mi testimonio sea reservado, con absoluta prudencia, y que sea personalmente con el miembro o los miembros de esta comisión que ustedes dispongan. Con el sentimiento de admiración y respeto, Gilberto Rodríguez Orejuela”.

Sin duda, la verdad del exjefe del Cartel de Cali prometía generar todo un terremoto en el país por el nivel de penetración que tuvo dicha organización del narcotráfico.

Fuente: Semana, Co

Digiqole ad
Avatar

Rafaela Mera

Artículos relacionados