Científico de Harvard crea app parecida a Tinder para encontrar parejas sanas

 Científico de Harvard crea app parecida a Tinder para encontrar parejas sanas
Digiqole ad

Para los amantes de las citas a ciegas, pero que desean encontrar una pareja saludable y que les permita procrear una sana descendencia o simplemente son muy objetivos a la hora de relacionarse con alguien que les proporcione las mismas condiciones y calidad de vida, ahora cuentan con una nueva opción, desarrollada por científicos de la Universidad de Harvard.

George Church desarrolló una aplicación que evita que dos personas portadoras de una misma enfermedad hereditaria se conozcan. Las críticas de la comunidad científica no se hicieron esperar.

Este genetista estadounidense está ultimando detalles de esta aplicación de citas que es muy similar a Tinder o Meetic, pero con información genética de sus usuarios para evitar que dos personas portadoras de una misma enfermedad hereditaria grave se conozcan, se enamoren y tengan hijos.

La app fue bautizada como DigiD8 y estará disponible “probablemente pronto”, explica Church en la web de su laboratorio de la Universidad de Harvard.

“Solo revisamos enfermedades clínicamente muy graves, como la de Tay-Sachs”, manifiesta el investigador. También señala que el cerebro de los niños con este trastorno acumula una sustancia grasienta que destruye sus neuronas.

Las criaturas afectadas suelen morir antes de cumplir los cuatro años. Pero, para que surja la enfermedad, es necesario que tanto la madre como el padre presenten una misma mutación en uno de sus 22.000 genes. Si existe esa coincidencia genética entre los progenitores, hay un 25% de probabilidades de que su hijo sufra este trastorno letal.

“Estas enfermedades graves afectan aproximadamente al 5% de los nacimientos. Por lo tanto, todo el mundo que use la app será compatible, en este aspecto, con el 95% de las personas”, afirma Church, en el centro de la polémica desde que anunció su proyecto el pasado lunes en el programa 60 Minutes de la televisión estadounidense.

Sin embargo y pese a las explicaciones, la aplicación todavía no lanzada al mercado, ha recibido duras críticas. Por ejemplo, una publicación de la revista Vice decía: “Una app de citas genéticas es una cosa horrible que no debería existir” y en la centenaria publicación Popular Mechanics se ha llegó a decir que DigiD8 está “demasiado cerca de los intentos de Adolf Hitler de crear una raza aria supuestamente superior”.

Church se defendió de estas acusaciones y aseguró que su modelo es la organización sin fines de lucro Dor Yeshorim, creada en 1983 para evitar la transmisión de enfermedades hereditarias graves, sobre todo la de Tay-Sachs, en la endogámica comunidad judía.

Dor Yeshorim, fundada por el rabino Josef Ekstein, tiene a su cargo campañas de análisis de sangre y detección de mutaciones en institutos y universidades. Cada participante recibe un número de identificación. Cuando dos jóvenes judíos se plantean tener hijos, se intercambian sus números y contactan con una línea de teléfono de Dor Yeshorim abierta las 24 horas del día. “Si se determina que ambos son portadores, se les informa de que la combinación es incompatible”, explica la organización, con sede en Nueva York.

“La eugenesia practicada en países como EE UU y Alemania entre 1920 y 1970 se inmiscuía en las vidas humanas y en sus elecciones reproductivas personales. Dor Yeshorim ayuda a la gente a entender su riesgo genético de enfermedades graves como la de Tay-Sachs”, escribió Church en su cuenta de Twitter.

El eslogan de DigiD8 es “La ciencia es tu compinche”. La cofundadora de la empresa es la ingeniera de origen indio Barghavi Govindarajan, una joven emprendedora con experiencia en la creación de otras compañías de base tecnológica. “Está bien aceptar las casualidades. Simplemente, no dependas de ellas”, afirma Govindarajan en la web de la empresa. Su plan es cobrar unos 45 euros al mes a cada usuario de la app, con el análisis genético incluido, según publicó la revista MIT Technology Review.

El investigador estadounidense habló de enfermedades genéticas recesivas, aquellas que necesitan que estén alterados tanto el gen de la madre como el del padre. “¿Qué pasa con trastornos dominantes muy graves, como la enfermedad de Huntington, que solo necesitan una copia defectuosa de un gen?”, se pregunta la genetista Gemma Marfany, de la Universitat de Barcelona.

Si uno solo de los padres es portador de la enfermedad de Huntington, el niño tiene un 50% de posibilidades de padecerla. Los síntomas aparecen alrededor de los 35 años, con trastornos psiquiátricos y demencia. “Se puede predecir, así que a lo mejor también querés saber si tu pareja va a tener demencia a partir de los 35 años”, plantea Marfany.

La especialista también recuerda que muchas mutaciones aparecen por primera vez en un bebé, por cambios en el óvulo o en el espermatozoide de sus padres. “Una pareja con todos los genes perfectos puede tener estas mutaciones”, detalla. “El problema que veo es que la gente se puede llegar a creer que con esta app se puede elegir una pareja y tener la seguridad de que no vas a tener hijos con enfermedades genéticas. Y eso no es cierto”, explica la profesora, también miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Raras.

Isabel Lavín y Valero Soler son los padres de Mencía, una niña barcelonesa de 10 años afectada por una enfermedad grave rarísima, la hepatoencefalopatía por disfunción del factor de elongación mitocondrial G1, que daña principalmente el cerebro y el hígado hasta causar la muerte. La pequeña Mencía es la única paciente viva en España. Con la app de George Church, sus padres no se habrían conocido, porque habrían sido declarados incompatibles. Sin embargo, Lavín y Valero tuvieron una segunda hija, recurriendo al diagnóstico preimplantacional. “Y Mencía es un ángel superfeliz y maravilloso”, según celebra su madre.

Los padres de la niña crearon la Fundación Mencía para recaudar fondos y promover la investigación científica de tratamientos para las enfermedades genéticas raras. “Me estoy dejando la piel, mi vida entera, pero la voy a curar”, señala Lavín, que es escéptica respecto a la nueva app de Church. “No la veo útil, a no ser que ya te hayan secuenciado el genoma, tengas miedo de que te toque la lotería de las enfermedades genéticas y quieras elegir pareja entre los hipocondriacos como tú”, bromea. (I)

Fuente: El Universo

Digiqole ad

Artículos relacionados

Leave a Reply