China reconoció la existencia de “campos de internación y reeducación” en Xinjiang

 China reconoció la existencia de “campos de internación y reeducación” en Xinjiang
Digiqole ad

El gobierno chino defendió el jueves, en un acto inédito, su llamado «programa de formación profesional » en la Región Autónoma de Xinjiang, según fue publicado en el libro blanco, lo cual fue por la comunidad internacional como un “reconocimiento indirecto” de sus actividades ilícitas y atropellos a los derechos humanos en la región.

Titulado “Empleo y derechos laborales en Xinjiang”, el libro blanco del Consejo de Estado, gabinete de china, expone el sistema organizacional implementado por el gobierno regional para la llamada “capacitación orientada al empleo en chino estándar hablado y escrito, conocimiento legal, conocimiento general para la vida urbana y habilidades laborales”, cuyo objetivo sería el de mejorar el nivel educacional de la población activa y así luchar contra la pobreza.

Ese período fue también cuando las autoridades regionales introdujeron una campaña de “des-radicalización sistémica” para combatir el terrorismo y los pensamientos religiosos extremos, según informes de los medios de comunicación de China continental.

Xi Jinping se encuentra hoy bajo una creciente presión internacional por sus políticas en la región del lejano oeste, donde se cree que ha detenido al menos a un millón de uigures y otras minorías étnicas musulmanas en «campos de internación y reeducación » en un intento de “nueva revolución cultural”.

Actualmente, el Congreso de los Estados Unidos está tratando de Ley de Prevención del Trabajo Forzoso Uigur, copatrocinada por el senador republicano Marco Rubio y el representante demócrata James McGovern, quienes piden una prohibición de importación de bienes producidos en Xinjiang a menos que se pueda probar que los productos no fueron fabricados por convictos, trabajo forzado o contratado. El presidente Trump ya ha impuesto hace una semana la prohibición de productos como el algodón producidos en la región lo que tendrá un fuerte impacto en la economía de la región.El muro perimetral de un centro de detención en Dabancheng, región de Xinjiang (REUTERS/Thomas Peter)El muro perimetral de un centro de detención en Dabancheng, región de Xinjiang (REUTERS/Thomas Peter)

En mayo también fue aprobada Ley de Política de Derechos Humanos Uigur 2020, también patrocinanda por el senador Rubio la cual ha habilitado al gobierno norteamericano a imponer sanciones a entidades y funcionarios del Partido Comunista presuntamente involucrados en la represión en Xinjiang.

También la Unión Europea se unió esta semana a los reclamos en su reunión virtual programada con Xi Jinping, pidiendo al gobierno chino que recibiera una delegación en la región de Xinjiang con el fin de iniciar una investigación que ayude a clarificar la situación y así evitar posibles sanciones.

El prestigioso antropólogo e investigador alemán, Adrian Zenz, quien se ha especializado en temas de derechos humanos de las regiones de Xinjiang y Tíbet, se ha referido a la publicación del gobierno chino como algo inédito diciendo que el nuevo documento no hace más que afirmar el impacto negativo que tiene la campaña china de seguridad en la región.

Zenz señala que el libro blanco reconoce tácitamente el carácter coercitivo del sistema de formación centralizado y la transferencia de excedentes rurales. Los 1,29 millones de trabajadores que reciben “formación profesional” cada año podrían ser un indicio de trabajo forzoso.

Es la primera vez que el gobierno chino da una respuesta específica a las acusaciones de trabajo forzoso mediante su formación profesional coercitiva tanto fuera como dentro de los “campos de internación o reeducación” .

El libro blanco también dice que el tamaño de la fuerza laboral en Xinjiang aumentó en un 17.2 por ciento entre 2014 y 2019, pasando de 11.35 millones a 13.3 millones.Un grupo de personas asistiendo a instrucción en un centro de detención en Xinjiang (REUTERS/Ben Blanchard)Un grupo de personas asistiendo a instrucción en un centro de detención en Xinjiang (REUTERS/Ben Blanchard)

Esa cifra de la fuerza laboral para 2019 es información nueva, según Zenz, ya que hasta la fecha el gobierno chino no había revelado el informe anual de estadísticas de desarrollo de la región del año anterior.

También agregó que el marco de tiempo para la presentación de informes utilizado en todo el libro blanco era revelador, ya que el crecimiento de la fuerza laboral cayó después del 2017, cuando la represión en Xinjiang comenzó a aumentar.

La razón por la que citaron el aumento total de la fuerza laboral del 2014 al 2019 es que gran parte de este aumento tuvo lugar hasta el año 2017. Los aumentos en 2018 y 2019 fueron solo del 0,85 por ciento”, dijo Zenz, citando los datos económicos oficiales de China.

Esto mostró una situación negativa para el empleo en general, ya que muchos chinos han abandonado Xinjiang y los negocios han sufrido, a pesar de las afirmaciones sobre los logros en la transferencia de mano de obra rural, según Zenz.

Digiqole ad
Avatar

Javier Alava

Artículos relacionados