Bandas aprovechan la emergencia sanitaria para hacer estafas a través de llamadas telefónicas

 Bandas aprovechan la emergencia sanitaria para hacer estafas a través de llamadas telefónicas
Digiqole ad

La llamada dura 10 minutos. Un hombre que no se identifica habla y hace bromas para que una mujer que está al otro lado de la línea “adivine su nombre”. Al conseguir que la interlocutora dé un nombre, el sospechoso asume esa identidad e inventa una historia para pedir dinero.

Aló tía, buenos días. -Sí, ¿con quién hablo?- Con su sobrino pues, buenos días, ¿cómo me le va? -Sí, ¿pero cuál?, responde la mujer. -Con el más querido…. Dígame un nombre, no creo que no me reconozca la voz. A ver dígame un nombre. Estoy enfermo, con una tos tremenda, no ve que no puedo hablar bien…

Luego de asumir la identidad, el estafador continúa la conversación para obtener más datos. El hombre cuenta una historia y dice que iba en camino a visitarla con alimentos, pero que fue sorprendido junto con un amigo por un control policial en medio de la carretera. Esto, con relación de los operativos a la restricción vehicular a propósito de la emergencia sanitaria por covid-19.

Luego, le pide a la mujer que hable con un supuesto agente de la Policía para que le diga que lo conoce y que efectivamente iba a su casa.

Otra persona se acerca al teléfono y se presenta como el “teniente Hugo Ortiz”. En su conversación simula la formalidad de un policía y se las ingenia para obtener la dirección de la mujer. Solo después de conseguir otros personales, lanza una información preocupa a su interlocutora: “encontramos un arma de fuego marca Tauros dentro de la camioneta, en la que iba su sobrino, lo que se sanciona con 9 a 12 años de prisión”, dice el falso agente.

Le dice que podrían llegar a un acuerdo económico para que su sobrino no sea apresado. El falso familiar toma el teléfono, simula llorar y le pide a la mujer que le ayuda. Usa todos los datos que la mujer le entregó al falso agente para dar certezas de que es familiar. Finalmente le pide USD 200.

La mujer dice que no es la voz de su sobrino y le exige responder tres preguntas para estar segura. El falso policía interrumpe la carta e increpa a la mujer por no ayudar a su sobrino que está enfermo, con la voz ronca, y en una situación apremiante. La comunicación se interrumpe.

El subdirector nacional de la Policía Judicial, Pablo León, señaló que han tenido reportes durante la emergencia sanitaria sobre este tipo de estafas. Por eso, pidió a la ciudadanía tener en cuenta lo siguiente: – 

Desconfiar de llamadas en las que la otra persona no se identifique

– Exigir nombres y apellidos. –

No dar información como nombres de familiares o direcciones durante la comunicación.

– No realizar transferencias o depósitos en cuentas que son entregadas en las conversaciones.

– Denunciar a la Policía.

León señaló que hay bandas que tienen información previa conseguida a través de redes sociales en las que conocen la identidad de la persona a la que llaman y también datos de familiares.

Por eso tratan de sorprender a la gente al señalar que un familiar está internado, preso, detenido o con cualquier otra urgencia para conseguir dinero. Además, otros casos se han derivado en extorsiones y amenazas de muertes, pues las bandas ya conocen los datos de las víctimas como sus domicilios. La Policía alerta que lo más importante es dudar.

Fuente: El Comercio Ec.

Digiqole ad

Artículos relacionados

Leave a Reply