Asambleístas definían ayer estrategias para tratar las propuestas económicas

 Asambleístas definían ayer estrategias para tratar las propuestas económicas
Digiqole ad

El Gobierno Nacional no había anticipado, hasta la noche del martes, si las reformas económicas (tributarias y laborales) que anunció serían enviadas como ordinarias o con carácter de económico urgente.

Medidas como la liberación del precio del diésel y la gasolina extra, así como el aumento en bonos de ayuda ciudadana no requieren intervención del Legislativo, pero sí lo que respecta a la reforma tributaria. Seis sectores políticos se pronunciaron días atrás contra cualquier incremento de impuestos.

Precisamente, esas posturas llevaron al Gobierno a decidirse por la liberación de precios de los combustibles fósiles, explicó el ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez.

Hasta la tarde de ayer en la Asamblea bloques como PSC, SUMA, CREO, BIN, BADI y correístas aspiraban a que el proyecto llegue para iniciar el trámite y debate a fin de evitar que entre por el ministerio de la ley en 30 días si el camino elegido por el régimen era finalmente el carácter de económico urgente.

Otro de los temas que entraron a discutirse entre los legisladores es la posibilidad de que la reforma económica sea debatida entre dos comisiones, es decir, separar la tributaria de la laboral, para que la primera la tramite la Comisión de Régimen Tributario, presidida por Daniel Mendoza (AP-MEJOR), y segunda, en la de Derechos de los Trabajadores, que estará presidida por Fausto Terán (AP) luego de que su coidearia María José Carrión presentara su renuncia tras el bloqueo que tuvo su gestión.

Para Henry Cucalón (PSC), el mensaje que debe salir de la Asamblea es de firmeza; el no más impuestos debe pasar de lo declarativo a lo práctico, es decir, “no tener ningún tipo de posición sinuosa, para evitar que el Gobierno pretenda meter los impuestos por el ministerio de la ley, por la ventana”.

Si a ese escenario apunta el Ejecutivo debe ser rechazado, añadió, porque la salida de la crisis no debe pasar la factura a los ciudadanos por sus errores.

Agregó que si por otro lado el régimen insiste en los impuestos vía veto parcial, en la Asamblea debe haber la entereza de mantener una votación dura y uniforme de 91 personas.

Marcela Aguiñaga, vocera de la bancada de la llamada Revolución Ciudadana, ratificó que sus 32 legisladores no apoyarán medidas tributarias que afecten a los más vulnerables y a la clase media.

Si la reforma llega como urgente y el Legislativo en 30 días no logra aprobarla, entenderíamos que “el señor (César) Litardo y su mayoría buscarían jugar a que pase por el ministerio de la ley, lo cual sería terrible para la Asamblea y un desgaste mayor para la Función Legislativa”.

Aclaró que para este caso no se podría aplicar el último inciso del artículo 62 de la Ley Orgánica de la Función Legislativa, que determina que cuando un proyecto de Ley del Ejecutivo entra en vigencia por decreto-ley, “la Asamblea Nacional podrá en cualquier tiempo modificarla o derogarla, con sujeción al trámite ordinario previsto en la Constitución”.

Este artículo no aplicaría porque en materia tributaria la iniciativa solo le corresponde al Ejecutivo, explicó, aunque recordó que ya hay un precedente cuando, desde el Legislativo, se derogó el impuesto verde.

El coordinador de CREO, Luis Pachala, señaló que en la Asamblea existen tres caminos para la reforma tributaria: pedir el archivo del proyecto, aprobar el informe de la Comisión y que al no haber votos pase por el ministerio de la ley.

Ratificó que la postura del movimiento CREO es votar en contra del incremento de impuestos y anticipó que en la bancada no habrá libertad para votar en este tema.

Fuente: El Universo

Digiqole ad

Artículos relacionados

Leave a Reply