El transporte interprovincial de pasajeros seguirá suspendido hasta mediados de junio del 2020

ovincial de pasajeros continuará suspendido en el país. Así lo informó María Paula Romo, ministra de Gobierno, la tarde de este martes 27 de mayo del 2020 en cadena nacional.

Los transportistas esperaban reanudar sus operaciones a partir del 1 de junio próximo. Sin embargo, la Ministra explicó que la decisión de mantener restringida la movilización de autobuses entre las provincias se acordó en la última reunión del COE nacional, que se realizó al mediodía de hoy.

También explicó que el 15 de junio próximo se volverá a evaluar la situación –sanitaria- y el tema de los contagios. Ahí se analizará si se permite o no que los autobuses que prestan el servicio de traslados interpovinciales de pasajeros vuelvan a las carreteras.

“Debemos tomar las mayores precauciones que se recomiendan para evitar el contagio. Hay que evitar la circulación masiva –de autobuses- entre las provincias. Debemos ser muy cuidadosos. Todos los modelos que nos indican los expertos, desde la Sala Situacional, recomiendan mucha precaución. Es por eso que el transporte interprovincial de pasajeros se mantiene limitado, restringido, prohibido”. Así explicó mediante una rueda de prensa.

Pese a esta restricción el transporte intercantonal si estará permitido, desde junio, y para los cantones que pasen al semáforo amarillo. Desde el 1 de junio, podrán circular las unidades que transportan pasajeros entre un cantón y otro que tenga el semáforo epidemiológico en amarillo.

Para ello deberán llevar solo el 50% de pasajeros que le permite su capacidad. El transpsorte interparroquial, para los cantones en amarillo, también será autorizado. Mientras que para los cantones que sigan en rojo y también en amarillo se rehabilitará el transporte institucional, sin restricciones de placa, y el urbano pero con limitaciones.

Romo explicó que no podrá viajar un autobús que sale desde Tulcán (Carchi) con destino a Quito (Pichincha). O de Guayaquil a Zamora. Recalcó que este tipo de transporte, cruzando las provincias, no está autorizado por el momento.

Armando Chulde, presidente de la Unión de Transportistas del Carchi, comentó que era algo que se temía. Dijo que esperarán hasta julio próximo por una alternativa válida, porque no están de acuerdo en movilizar sus autobuses con el 50% de la capacidad de pasajeros.

Según Patricio Picón, presidente de la Unión de Transporte Interprovincial del Azuay, hay socios que tienen obligaciones con la banca por hasta USD 4 000 mensuales por la renovación de los autobuses. Además deben pagar el sueldo al conductor, su seguro y el salario del segundo chofer.

Washington Vasco, presidente del Consejo de Vigilancia de la Fenacotip a escala nacional, asegura que las deudas del transporte público ascienden a USD 1 000 millones, por renovación del parque automotor.

Fuente: El Comercio Ec.

Síguenos y dale like: